El Ministerio de Relaciones Exteriores conmemoró la creación de la Comandancia Política y Militar de las Islas Malvinas, el 10 de junio de 1829, a cargo de Luis Vernet, y reiteró a Gran Bretaña la necesidad de iniciar conversaciones en torno del archipiélago.

 

La República Argentina recuerda la fecha de creación de la Comandancia Política y Militar de las Islas Malvinas y las adyacentes al Cabo de Hornos por parte de la Gobernación de Buenos Aires en 1829, ya que, desde su independencia, el país heredó de la Metrópoli “los territorios y procedió al dictado de las normas y de estructuras administrativas que consolidaron el ejercicio de su soberanía”.

 

A pesar del tiempo transcurrido de la expulsión de autoridades y habitantes argentinos en 1833 cuando Inglaterra tomó control de las islas y de las invitaciones al diálogo, el Reino Unido “se niega a reanudar las negociaciones de soberanía” incumpliendo la recomendación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

 

Hasta antes de la Guerra de 1982, Londres no dudó en dialogar con Argentina inclusive con dictaduras, por lo que “resulta incomprensible e inadmisible su negativa a volver a la mesa de negociaciones con sucesivos gobiernos democráticos”, prosiguió la Cancillería en un comunicado.

 

“Argentina no está sola en su reclamo: América Latina y el Caribe respaldan con firmeza el legítimo derechos sobre las Islas y los espacios marítimos circundantes y, como muestra de solidaridad, en marzo pasado los cancilleres de Uruguay y Cuba y el vicecanciller de Perú expresaron su respaldo ante el secretario general de la ONU y el Comité Especial de Descolonización”, reseñó la gacetilla.

 

Por otra parte, en la última Cumbre entre América del Sur y África, las 54 naciones de ese continente expresaron su respaldo a los derechos de soberanía argentinos.

 

Además de la ONU, exhortaron al diálogo entre las partes el Grupo de los 77 y China, las Cumbres Iberoamericanas y de Países Sudamericanos y Árabes (ASPA), la Organización de Estados Americanos (OEA).

 

Sin embargo, el Reino Unido organizó en marzo pasado una votación entre los habitantes de las Islas Malvinas para preguntarles sobre “cuestiones que pretenden tergiversar la verdadera condición jurídica en que se encuentra el territorio”.

 

“Esa votación no encuentra sustento en ninguna de las 40 Resoluciones de la ONU sobre la Cuestión Malvinas, no altera la naturaleza bilateral de la disputa ni releva a ese país de cumplir con la obligación que el derecho internacional le impone, es decir, la reanudación de negociaciones”, apuntó el comunicado.

 

La negativa al diálogo además “encubre una injustificada presencia militar británica en el Atlántico Sur, así como la ilegítima apropiación de recursos naturales, lo que genera una creciente preocupación en la comunidad internacional, como lo expresó la Cumbre Ministerial de los países de la Zona de Paz y Cooperación del Atlántico Sur en enero del corriente año”.

 

La condición del Reino Unido como Miembro Permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, y el privilegio que esa posición conlleva, le demanda una “responsabilidad especial como garante de la paz y seguridad internacional que deserta al rehusar el diálogo”, consideró el Ministerio encabezado por Héctor Timerman.



Siguiente Noticia Seguridad vial: avanza proyecto que modifica Ley de Tránsito

Noticia Anterior Kirchnerismo expresó su "enérgico repudio" a la suspensión de la consulta

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario