Los estudios de ADN complicaron la situación de Esteban Cuello (20), único detenido por el asesinato de Laura Iglesias, quien fue hallada en un descampado en la ciudad de Miramar el jueves pasado.

 

Los especialistas de la Asesoría Pericial de La Plata detectaron ADN del imputado en el cordón de zapatillas con el que estrangularon a la víctima y ADN de la mujer en un pantalón y un calzoncillo secuestrados en la casa del acusado.

 

El fiscal de Mar del Plata a cargo de la causa, Rodolfo Moure, podrá acusar formalmente a Cuello por el homicidio y pedir su prisión preventiva.

 

Una empleada del Patronato de Liberados de Mar del Plata que estaba desaparecida fue encontrada el jueves estrangulada en un descampado cercano al centro de la ciudad de Miramar, informaron fuentes policiales.

 

Se trata de Laura Iglesias (50), quien vivía en el partido de Hurlingham, en la zona oeste del conurbano, hasta que meses atrás decidió mudarse junto a su hija y su nieta a la costa atlántica por considerarlo un lugar más seguro.

 

Fuentes policiales informaron que el cuerpo tenía signos de estrangulamiento y estaba tirado junto a un árbol en el denominado “Parque Mar” de Miramar.

 

Y a unos 200 metros del cadáver también se encontró el vehículo de la mujer, dijeron los informantes.

 

Cuello estaba detenido en el expediente sólo por el robo del estéreo del Renault 9 que conducía Iglesias antes de que la estrangularan, ya que algunos testigos lo vieron revisando el auto, pero si bien había serias sospechas, no había aún evidencias concretas para imputarle la autoría del asesinato.

 

Ahora, Cuello, quien está detenido en la Unidad Carcelaria 44 de Batán, quedó imputado por abuso sexual agravado, homicidio calificado “criminis causa” -matar para ocultar otro delito y lograr la impunidad-, y robo, delitos por los que en un futuro juicio oral podría ser condenado a prisión perpetua.

 

Fuentes de la investigación indicaron que Cuello tiene antecedentes por violaciones en Nicanor Otamendi, localidad de la situada a 38 kilómetros de Miramar, en el partido de General Alvarado.

 

Incluso tuvo una condena a cuatro años de prisión cuando era menor de edad.

 

Desde hace un mes y medio, vivía en Miramar junto a un primo en una vivienda que está ubicada a unos 200 metros, aproximadamente, de donde apareció el cuerpo de Iglesias.



Siguiente Noticia La Corte resolverá "inmediatamente" planteos contra la reforma de la Magistratura

Noticia Anterior Anunciaron plan de obra para suministro eléctrico en muelles

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario