Comprometida con el desarrollo sostenible de la ciudad, Obras Sanitarias Mar del Plata – Batán adhiere a la conmemoración el próximo 5 de Junio del Día Mundial del Medio Ambiente e invita a la comunidad a impulsar acciones que signifiquen ahorro del agua.

 

El Día Mundial del Medio Ambiente fue establecido por la Asamblea General de Naciones Unidas mediante la Resolución XXVII, con la cual se dio inicio a la Conferencia de Estocolmo (Suecia) el 15 de diciembre de 1972. Ese encuentro centró el debate en el planeta y la ecología.

 

En esta fecha significativa, que se conmemora desde 1973, OSSE refuerza su responsabilidad empresaria generando conciencia sobre el cuidado y el uso racional del agua, trabajando en la preservación del acuífero y fomentando acciones que incentiven a la población a evitar el derroche y la contaminación del recurso.

 

Al respecto, el presidente de Obras Sanitarias Mar del Plata – Batán, Ing. Mario Dell’Olio, aseveró: “Desde el 2008, las metas de expansión de nuestra empresa están en línea, e incluso superan, el objetivo de garantizar la sostenibilidad del medio ambiente llegando a la Universalización del Servicio”.

 

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), creado en el mismo evento, procura un cambio de paradigma hacia un mundo más sostenible, valorando y promoviendo todos los esfuerzos que contribuyan a mantener la huella ecológica de la humanidad.

 

El principal estímulo es la sostenibilidad, una meta pretendida para ofrecer oportunidades a todos por igual en la búsqueda de un equilibrio entre la dimensión social, económica y ambiental del desarrollo.

 

Para 2013, la celebración central se desarrollará en Mongolia, una de las economías con mayor crecimiento en la actualidad pero que aún así mantiene su compromiso con acciones medioambientales positivas.

 

EL LEMA: PIENSA, ALIMENTA Y AHORRA

 

La Organización de las Naciones Unidas enfocó la presente edición 2013 del Día Mundial del Medio Ambiente en la reducción de la huella alimentaria, haciendo hincapié en el impacto de las decisiones individuales en el impulso de un cambio global eficiente. En definitiva, se pretende alentar a las personas a que brinden su aporte para evitar el desequilibrio actual y su repercusión sobre el medio ambiente.

 

Vale aclarar que desechar comida significa desperdiciar también los recursos que fueron empleados para elaborarla. De hecho, cabe apuntar que la producción de alimentos ocupa un 70 por ciento del consumo de agua y, en consonancia con otros ítems, se convierte en una de las actividades que más incide en la pérdida de la biodiversidad y los cambios en el suelo.

 

Para tomar conciencia, sólo basta con considerar que, en términos generales, producir un litro de leche supone gastar 1.000 litros de agua y producir una hamburguesa, 16.000 litros.

 

En consecuencia, tal como OSSE viene subrayando en los últimos tiempos, se debe apuntalar el consumo sostenible, es decir, hacer más con menos, reduciendo la degradación y la contaminación, mejorando la calidad de vida y asegurando el bienestar de las futuras generaciones.

 

Detrás de ese objetivo, se necesita que los consumidores muestren preocupaciones medioambientales y sociales – además del precio, la comodidad y la calidad – en sus decisiones de consumo.



Siguiente Noticia Avanza el convenio para el traslado de la Municipalidad

Noticia Anterior "Proyecto de la Policía Municipal no contempla las problemáticas de las mujeres"

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario