Obispos de la provincia de Buenos Aires compartieron con el gobernador Daniel Scioli la “preocupación” por el conflicto planteado con los gremios docentes, y abogaron porque “se llegue a una pronta solución, en función de las consecuencias sociales que se están generando”.

 

Entre los presentes estuvo el obispo de Mar del Plata, Monseñor Antonio Marino.

 

Durante el encuentro, los obispos hicieron hincapié en el impacto social que conlleva que millones de chicos no estén en la escuela, e instaron a que el Ejecutivo profundice la vía del diálogo para arribar a una pronta solución.

 

El almuerzo se llevó a cabo en la residencia oficial del primer mandatario bonaerense, donde los obispos y Scioli -que estuvo acompañado por parte de su gabinete- abordaron diversas temáticas de actualidad, como parte de la habitual agenda de trabajo común que comparten.

 

Participaron los arzobispos de La Plata, Héctor Aguer; de Bahía Blanca, Guillermo Garlatti, y de Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani, y los obispos de Avellaneda-Lanús, Rubén Frassia; de Azul, Hugo Manuel Salaberry; de Chascomús, Carlos Malfa; de Mar del Plata, Antonio Marino, y Jorge Casaretto, administrador apostólico de la diócesis de Moreno-Merlo.

 

También estuvieron el obispo de Morón, Luis Guillermo Eicchorn; de 9 de Julio, Martín de Elizalde; de Quilmes, Carlos Tissera; de San Isidro, Oscar Ojea; de San Martín, Guillermo Rodríguez Melgarejo; de San Nicolás, Héctor Cardelli; de Zárate-Campana, Oscar Sarlinga, y los obispos auxiliares Nicolás Baisi y Alberto Bochatey.

 



Siguiente Noticia Se fue el quinto round y la pesca va perdiendo por puntos

Noticia Anterior Juventud del SMATA controlará precios en Mar del Plata

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario