Como experiencia, resultó todo un éxito. El seleccionado argentino de vóleibol ofreció este jueves por la mañana, en el Polideportivo Panamericano “Islas Malvinas” de Mar del Plata un entrenamiento a puertas abiertas que se cristalizó con un partido de exhibición entre dos equipos (“Celeste y Blanco” y “Azul) y una masiva concurrencia de alumnos de diferentes establecimientos educativos, escuelas de vóleibol y clubes de la ciudad y la zona -hubo casi 3.000 espectadores en las tribunas-.

 

Para el entrenador Javier Weber y su cuerpo técnico se trató de un práctica bien en serio, con un partido entre dos equipos que jugaron a ganar, y que al concluir el entrenamiento estuvo a disposición plena para todo: hacer pases con los chicos que ingresaron a la cancha, sacarse fotos, firmar autógrafos o simplemente hablar, y también para las entrevistas periodísticas.

 

El resultado, anecdótico, favoreció al equipo “Celeste y Blanco”, conducido con Weber, que se impuso al “Azul”, a cargo de Alejandro Grossi, por 2 a 0 (25-20 y 25-21).

 

El único ausente en el entrenamiento fue el punta-receptor Facundo Conte, quien viajó a Buenos Aires para someterse a una operación en el hombro derecho y que lamentablemente le impedirá actuar en la Liga Mundial. En cambio, sí estuvieron pero no participaron del partido, sólo por precaución, los también punta-receptores Guillermo García y Nicolás Bruno.

 

Por otro lado, el entrenamiento también le otorgó carácter de “ensayo general” a otras cuestiones que tienen que ver con las responsabilidades del Comité Organizador Local del Hexagonal Final de la Liga Mundial, en el cual estará Argentina y Mar del Plata será sede.

 

Así pudieron efectuarse pruebas de sonido, funcionamiento del tablero electrónico y la recreación y animación, a cargo de personal de la Dirección de Deporte Social de la Municipalidad de General Pueyrredón.

 

“Fue una práctica diferente pero muy gratificante, con todo este clima que aportaron los chicos. Nos venían a agradecer, pero en realidad, los agradecidos somos nosotros, por tanto afecto que nos brindan”, deslizó al pasar Pablo Bengolea, mientras no cesaba de firmar autógrafos ni sacarse fotos.

 



Siguiente Noticia Se agrava el panorama educativo, docentes paran 48 horas

Noticia Anterior Policía Municipal: el PROA fijó su posición

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario