La Sociedad de Oftalmología de Mar del Plata y el Consejo Argentino de Oftalmología, que representa la totalidad de las Cátedras Universitarias, Asociaciones y Sociedades de Oftalmología y más de 5.000 médicos oftalmólogos de la República Argentina, manifestaron su total oposición a una campaña de “Salud Visual” que se pretendía realizar durante los próximos días en Mar del Plata.

 

La actividad se enmarcaba dentro de las prácticas de los alumnos de la Diplomatura en Optometría dictada por la Universidad Atlántida Argentina y el Colegio que congrega la matrícula de Ópticos y Optómetras de la Provincia de Buenos Aires (COPBA), la cual fue suspendida.

 

A través de un comunicado, estas entidades de profesionales manifestaron que “el cuidado de la salud visual en la República Argentina es responsabilidad exclusiva y excluyente del médico oftalmólogo, quien a través del examen del paciente establece un diagnóstico y recomienda un tratamiento. En el caso de tratarse de un vicio de refracción, prescribe o receta el método de corrección. Y es sobre esa base, que el técnico óptico está autorizado a confeccionar y/o expender el medio óptico prescripto”.

 

Con respecto a la optometría, indicaron que “es una práctica que carece del reconocimiento oficial y validez nacional por parte del Ministerio de Educaciòn de la Nación en los términos de la Ley de Educación Superior (Ley No. 24521) y su ejercicio implica un violento y significativo retroceso en la calidad de la atención de la salud visual de la población”.

 

“La realización de actos médicos por parte de quienes no revisten el carácter de tales se opone a lo establecido en distintas normas federales y locales; entre ellas, los artículos 2°, 4°, 13 y 69 de la ley 17.132 de ejercicio de la medicina, la odontología y las actividades de colaboración; el artículo 6° de la ley 4.534 de ejercicio de la medicina en el ámbito de la Provincia de Buenos Aires; el artículo 12 de la ley 10.646 de creación del Colegio de Ópticos de dicha provincia; el artículo 208, inciso 1°, del Código Penal de la Nación que reprime a quien “sin título ni autorización para el ejercicio de un arte de curar o excediendo los límites de su autorización, anunciare, prescribiere, administrare o aplicare habitualmente medicamentos, aguas, electricidad, hipnotismo o cualquier medio destinado al tratamiento de las enfermedades de las personas, aun a título gratuito”; etc. argumentaron.



Siguiente Noticia Caen 15% las exportaciones locales en el primer trimestre

Noticia Anterior ¿Cuánto cuesta la campaña por el Sí y la consulta popular?

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario