El Festival Azabache dio a conocer el nombre del ganador del Premio Novela en su edición 2013. El jurado en la voz de Claudia Piñeiro anunció la novela ganadora titulada “No llores, hombre duro”, del escritor Mariano Quiroz oriundo de Resistencia, Chaco quien participó bajo el seudónimo: Alejo Luna.

 

Por primera vez, el jurado incluyó también una mención especial para “Malaventuranza” de Ezequiel Dellutri de Buenos Aires, cuyo seudónimo fue: Débora Jeremías. Las dos novelas serán publicadas en la edición Tinta Roja, de la editorial EDUVIM.

 

Para este concurso, fueron recibidos más de cien manuscritos de todas partes de la Argentina y de países como Israel, Alemania, Colombia y México.

 

El anuncio del ganador se realizó en la Plaza del Agua con la presencia de todo el jurado compuesto por los escritores Claudia Piñeiro, Gustavo Nielsen y Horacio Convertini, este último ganador de la edición 2012 con “La soledad del mal”, texto que actualmente está concursando en la popular Semana Negra de Gijón.

 

“La novela elegida es de una gran riqueza literaria con algunas desprolijidades de tiempos verbales, pero aún así cuenta una gran historia”, dijo Gustavo Nielsen y agregó: “el segundo premio es más estricto en cuanto a redacción, pero de todas formas preferimos ponderar la historia del primero. En ese punto coincidimos como jurado en que es más importante que un escritor tenga una buena historia para contar, a que tenga una excelente redacción pero que lo que cuente sea aburrido”.

 

La novela ganadora cuenta una historia muy asfixiante que ocurre en un pueblo que se llama Laguna Fría, en Chaco, signado por la falta de agua, el viento y por dos desapariciones y un crimen. El autor maneja muy bien la tensión y tanto la trama como el desenlace consiguen atraparte y tenerte en vilo.

 

La novela que recibió la mención especial trata de una misteriosa quema de iglesias en el partido de San Miguel, dentro de las que aparecen cuerpos de chicas adolescentes. Los dos personajes que llevan adelante la trama son muy interesantes, un inspector de policía y un escritor que se desenvuelven de una manera muy creíble y con mucho humor.

 

En base a su experiencia anterior, el periodista y escritor dejó un mensaje a los ganadores y público presente, diciendo que “el Festival Azabache abre muchas puertas, es un concurso muy respetado y los invito a todos los que no hayan participado, a hacerlo el año que viene”.



Siguiente Noticia AEFIP saludó a los trabajadores impositivos en su día

Noticia Anterior Tomás Hogan enojado con Macri

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario