Según el informe elaborado por el Colegio de Escribanos de la Provincia de Buenos Aires, la compraventa inmobiliaria en territorio bonaerense sufrió una retracción del 19,7 por ciento durante abril de 2013. En este período se registraron 6.896 operaciones inmobiliarias, 1.696 menos que las 8.592 relevadas durante el mismo mes de 2012.

 

La relación intermensual cayó por primera vez en el año. En la comparación mes a mes, durante abril se registraron 964 operaciones inmobiliarias menos que los 7860 relevados en marzo, lo que representa una caída del 12,2 por ciento. Los montos operados cayeron un 18 por ciento, con una diferencia de más de 356 millones de pesos.

 

El acumulado interanual cayó 24,8 por ciento. Durante los primeros cuatro meses de 2013 se relevaron 22.521 operaciones, contra las 29.947 registradas durante el mismo período de 2012. Los montos operados durante el primer cuatrimestre de 2013 arrojan una caída del 23,6 por ciento, lo que marca un descenso de más de 1.762 millones de pesos.

 

“Si se comparan las cifras de la Provincia de Buenos Aires con las de otros distritos, una caída del 19,7 por ciento no parece tan drástica. Aún así, hay que tomar en cuenta que se han operado casi 400 millones de pesos menos que en el mismo mes del año pasado. Y si se comparan los resultados de abril de 2013 con los de 2011, la brecha se profundiza: la caída en la cantidad de operaciones trepa al 33,5 por ciento”, señaló el notario Jorge Mateo, Presidente del Colegio de Escribanos bonaerense.

 

“Los resultados cobran mayor notoriedad en el acumulado interanual. La diferencia entre el primer cuatrimestre de este año con el mismo período del año pasado supera los 1.700 millones de pesos, con 7.426 operaciones menos. El mercado inmobiliario no está paralizado, por lo menos en territorio bonaerense, pero tampoco reacciona.

 

“La compraventa inmobiliaria bonaerense acumula 13 meses de caída continua. Está de más decir que esta tendencia no favorece a las expectativas del mercado, pero al tratarse de un cambio de cultura en la operatoria los tiempos de adaptación son imprevisibles, y pueden estirarse todavía más”, aseguró el titular del Colegio notarial bonaerense.

 

Respecto a la repercusión de las nuevas medidas anunciadas por el Gobierno Nacional, y más específicamente al Certificado de Depósito para Inversión Inmobiliaria –CEDIN-, el notario Jorge Mateo señaló que “debemos esperar la puesta en marcha de esta iniciativa, ver la aceptación que tendrá, por lo que por ahora los pronósticos siguen siendo negativos”, aunque subrayó que “debemos reconocer que el Estado está buscando alternativas para reactivar el mercado”.



Siguiente Noticia Prometen soluciones en infraestructura, transporte y salarios

Noticia Anterior Ariel Ciano: “Decidimos dar un paso adelante para luchar contra la inseguridad”

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario