El concejal Mario Rodríguez (UCR) presentó un Proyecto de Comunicación por el cual solicita al Departamento Ejecutivo que gestione, ante la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires, la posibilidad de adherir a la Ley Nacional Nº 26.835 sobre Promoción y Capacitación en las Técnicas de Reanimación Cardiopulmonar Básicas, a efectos de su incorporación posterior a las currículas educativas de la Provincia de Buenos Aires.

 

La norma establece que el Ministerio de Educación “deberá promover acciones para la toma de conciencia sobre la relevancia social de difundir y aprender las Técnicas de Reanimación Cardiopulmonar (RCP) básicas con carácter voluntario, altruista, desinteresado y solidario”.

 

La finalidad de la misma es “capacitar en la atención primaria básica del paro cardiorrespiratorio para prevenir el acontecimiento de muertes evitables en el ámbito extra hospitalario a los estudiantes del nivel medio y del nivel superior”.

 

Rodríguez afirma en su proyecto que “resulta de suma importancia que se incorpore a la agenda curricular de los estudiantes secundarios y del nivel superior dos horas por año para el aprendizaje en el colegio de técnicas de reanimación, dictadas por especialistas”.

 

“Capacitar a la población en estas técnicas significaría un gran paso hacia el desarrollo y sobretodo contribuir a salvar vidas. Sería de gran importancia que la Provincia de Buenos Aires adhiriera a dicha normativa e incorporase en la currícula las Técnicas de Reanimación Cardiopulmonar”, agregó.

 

Las Enfermedades Cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo. Cada año mueren más personas por ECV que por cualquier otra causa, y representa un 30% de todas las muertes registradas en el mundo. Esas muertes se debieron a la cardiopatía coronaria, y a los AVC. Las muertes por ECV afectan por igual a ambos sexos, y más del 80% se producen en países de ingresos bajos y medios. Se calcula que en 2030 morirán cerca de 23,3 millones de personas por ECV, sobre todo por cardiopatías y AVC, y se prevé que sigan siendo la principal causa de muerte.

 

La mayoría de las ECV pueden prevenirse actuando sobre los factores de riesgo, como el consumo de tabaco, las dietas malsanas y la obesidad, la inactividad física, la hipertensión arterial, la diabetes o el aumento de los lípidos. El 16,5% de las muertes anuales, son atribuibles a la hipertensión. Esto incluye el 51% de las muertes por AVC y el 45% de las muertes por cardiopatía coronaria.



Siguiente Noticia "Se terminó el elefante blanco del Mundialista"

Noticia Anterior Experiencia marplatense en el V Congreso Iberoamericano de Cultura

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario