Ante el descenso abrupto de la temperatura que se espera para las próximas semanas, el Ministerio de Salud bonaerense anunció que llegarán a los centros de salud miles de chicos con fiebre, mocos y dificultades respiratorias, como bronquiolitis, bronquitis y neumonías. Por eso, los hospitales comenzaron a equiparse para evitar casos graves.

 

De hecho, el programa contra las IRAB (Infecciones Respiratorias Agudas Bajas), de esa cartera ya distribuyó la primera parte de un total de 409 mil frascos de broncodilatadores, indispensables para el tratamiento de estas enfermedades en menores de 2 años, informaron a través de un comunicado. También adquirió 200 mil tratamientos, entre antibióticos, antitérmicos y corticoides, que estarán disponibles para su entrega gratuita en todos los establecimientos sanitarios de la Provincia.

 

“El año pasado se produjo una reducción del 40 por ciento en las muertes de menores de un año por infecciones respiratorias, de modo que se logró el mayor descenso de la última década”, dijo el ministro de Salud provincial, Alejandro Collia. Y agregó que se registraron 150 mil consultas menos por esta causa en comparación con el año anterior.

 

Los especialistas sostienen que el descenso de lo que antes constituía una de las primeras causas de mortalidad infantil, obedece a una mayor conciencia por parte de los padres, que ahora consultan ni bien observan que a sus bebés les cuesta respirar.

 

También, se debe a la mayor disponibilidad de medicamentos y vacunas antigripales. “Si bien la vacuna no previene específicamente la bronquiolitis, reduce su impacto en caso de que el chico la contraiga”, explicó el director provincial de Atención Primaria, Luis Crovetto.

 

Los pediatras insistieron en estar atentos: si una mamá observa que a su bebé le cuesta respirar, se le hunde la panza debajo de las costillas, no tiene hambre o se encuentra irritable, tenga o no mocos, deberá consultar al médico.

 

Aseguraron que dejarse estar puede significar, nada menos, que la diferencia entre la vida y la muerte, sobre todo en los chicos menores de un año, quienes tienen menos desarrollado el sistema respiratorio y la capacidad de reaccionar ante pausas respiratorias largas.

 

Durante este invierno, el ministerio de Salud informó que reforzará además las guardias pediátricas con más de 1.200 becarios, entre médicos y enfermeros, para dar una mejor respuesta cuando comiencen a crecer las consultas.



Siguiente Noticia Collia recorrió las obras de los hospitales de Mar del Plata

Noticia Anterior Policía Municipal: "Si gana la opción del No van a seguir como estamos"

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario