El secretario general de la UTA Mar del Plata, Sergio Medina, realizó una evaluación del impacto que tiene la medida de fuerza en la Terminal y remarcó que desde las 14 de ayer la adhesión fue total.

 

El personal de todas las empresas de larga distancia agrupado en la Unión Tranviarios Automotor (UTA) paraliza sus tareas a nivel nacional en rechazo de “las amenazas de despidos, la precarización laboral y la ausencia de acuerdo salarial“.

 

El escaso movimiento en la estación de Mar del Plata se da con los servicios de media distancia.

 

La medida de fuerza fue decidida tras el fracaso de las negociaciones mantenidas con las cámaras empresarias del transporte y es por tiempo indeterminado.

 

“No hay acuerdo en las paritarias que están desde el 1º de enero. Nosotros vamos a levantar el paro cuando se solucionen los inconvenientes“, se indicó.

 

Al respecto, en las próximas horas se prevé una reunión en el ministerio de Trabajo con los empresarios de las cámaras de empresas de transporte de pasajeros de larga distancia, en la que se pretende arribar a una solución.

 

El gremio puja por un alza salarial del 23%. Los empresarios se quejan de la suba de costos que afecta este sector que funciona sin subsidio estatal, a diferencia de las líneas urbanas de transporte de pasajeros.

 

Según los empresarios, la competencia de las aerolíneas y, en particular, el soporte con fondos estatales a Aerolíneas Argentinas, afecta su actividad. En la nueva campaña, incluso, la empresa estatal mejoró las ofertas con paquetes de beneficios, como traslados sin cargo y otros beneficios.

 

La medida de fuerza afecta la actividad de unos 22 mil choferes de larga distancia en todo el país.

Deja un comentario

Comenta desde Facebook:

Comentarios: