El dato surge de un relevamiento realizado por la Federación de Supermercados y Asociaciones Chinas en más de 800 puntos de venta.

 

El informe se realizó sobre 853 bocas de expendio en Capital Federal, Gran Buenos Aires, Posadas, Resistencia, Rosario, Bahía Blanca, Córdoba, Mar del Plata, Neuquén y otras ciudades del interior del país sobre supermercados chinos, almacenes, kioscos y despensas en donde se ha observado una importante escasez.

 

“Los distribuidores y los mayoristas están entregando a los comercios la mitad de los pedidos que se hacen sobre los productos básicos que están bajo el acuerdo de precios, algo que no ocurre con los productos premium” dijo Miguel Calvete y agregó que “esto responde también a una retracción en la industrias”.

 

El informe destaca también que faltan productos primarios y de limpieza como la lavandina, el papel higiénico y los rollos de cocina, en especial aquellos comunes, mientras hay stocks completos de productos de primeras marcas, los cuales se encuentran liberados de todo control gubernamental.

 

El representante de la Federación que agrupa a la mayoría de los supermercados chinos del país atribuyó el faltante a un proceso especulativo de los distribuidores mayoristas y de la industria, que buscan algún beneficio extra con la retracción en la entrega de los productos de consumo masivo.

 

Asimismo, Calvete deslindó las responsabilidades de los pequeños puntos de venta porque indica que “no tienen capacidad de superficie como para hacer acopio de la mercadería y especular”.

 

En relación directa al funcionamiento del “congelamiento de precios” Calvete explicó también que “el estudio arrojó que en estos tres meses hubo algunas subas considerables de precios sobre todo en el interior del país”.

 

Aseguró que “allí, al igual que ocurre con los autoservicios de proximidad, la distribución tiene una gran incidencia para la formación de los precios y dentro de los gastos de dicha logística de entrega son fundamentales el personal, que aún no cerró sus paritarias, y el costo de los combustibles, que está muy lejos de respetar el congelamiento, ambos factores que inciden notablemente en los valores que se trasladan a los comercios y luego a los consumidores”.

 

“El Gobierno Nacional debe intervenir directa o indirectamente porque los comercios pequeños de proximidad están en una situación de desigualdad y vulnerabilidad extrema ante los grandes supermercados y distribuidores”, afirmó Calvete.



Siguiente Noticia La AFIP presumirá quién tiene servicio doméstico según los ingresos

Noticia Anterior Son 750 mil los jóvenes de 16 y 17 años que podrán votar este año

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario