No hay esquina ni barrio de Mar del Plata que no haya sido afectado por algún tipo de pintada o expresión artística urbana.

 

Mientras se avanzan con normativas tendientes a evitar la polución visual y los comerciantes deben adecuarse a un Código de Publicidad, los frentes de locales y casas particulares se vuelven indefensos por el estado municipal ante la necesidad de expresión de graffiteros o de simples anónimos que, aerosol en mano, dejan su leyenda política, futbolera, de bronca o de amor.

 

En el último tiempo, pareciera ser que surgió un nuevo desafío entre estos artistas callejeros: dejar su obra en lugares insólitos y de difícil acceso. así fue como aparecieron graffitis en primeros pisos de edificios, arriba de marquesinas de comercios y lo más llamativo…en la cúpula del edificio Casino (foto).

 

 

Maximiliano Abad, concejal de la UCR, dijo en Radio Brisas (FM 98.5) que “nos tiene preocupados el tema de los graffitis porque atenta contra la propiedad privada”, y recordó que presentó un proyecto pidiendo que el municipio realice medidas de prevención pero dijo que el mismo “está cajoneado”.

 

El proyecto disponía que cuando se trate de bienes privados, muebles o inmuebles, la autorización deberá ser otorgada por el titular de los mismos, aunque cuando se trate de fachadas de inmuebles, la Secretaría de Cultura tendrá la última palabra, debiendo controlar que se respete la reglamentación vigente.

 

Cualquier graffiti, pintada o mural, realizado en lugares no permitidos o sin la correspondiente autorización, estará prohibido, y se multará a los infractores.

 

Al respecto, aseguró que “es un delito que está legislado con lo cual si la policía, en articulación con el estado municipal, detecta a una persona generando una simbología tiene que actuar, mientras esto no ocurra se deja de prestar atención a un tema que afea la ciudad, atenta contra la propiedad privada y tenemos un problema que cada vez es peor”.

 

Ante esta problemática remarcó que “el gobierno municipal no da respuestas, y los vecinos están muy preocupados”. Al respecto, dijo que “cuando uno recorre la ciudad desde la periferia al centro o desde el centro a la periferia Mar del Plata está graffiteada”.

 

“Cuando uno presta atención se multiplica la simbología que se ve en la ciudad, presentamos un proyecto con el objetivo que el municipio pueda generar políticas de prevención, de sanción y de canalizar lo que entendemos algo distinto a la simbología”, recordó y agregó que “hay que armar corredores para poder realizar murales y graffitis pero que tenga una presencia muy activa en la vía publica para prevenir el daño en la propiedad privada”.



Siguiente Noticia 1º de Mayo, un día de reflexión y de lucha

Noticia Anterior Alvarado jugará el martes la revancha

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario