El obispo Antonio Marino recibió a la cúpula de la CGT Regional y a los gremios que representan al sector portuario y pesquero con el propósito de interiorizarse sobre la situación del puerto de Mar del Plata.

 

Los dirigentes expresaron las negociaciones que se vienen realizando a través de las reuniones mantenidas en el Ministerio de Trabajo y las expectativas creadas por la reunión prevista para esta semana.

 

Por su parte, Monseñor rogó porque a través del dialogo se logren las soluciones que eviten un conflicto gremial y un estallido social.

 

El cónclave tuvo lugar en la sede del Obispado de Mar del Plata donde participaron las máximas autoridades de CGT Regional, Pedro Fernandez, Mercedes Morro, Fabián Giovanniello, Germán Martinez y Pablo Trueba, acompañados por distintos dirigentes de gremios portuarios como SAON, SIMAPE, Conductores Fluviales y Cabotaje, SUPA, SICONARA.

 

Los dirigentes expresaron las tratativas que se vienen realizando a través de las reuniones mantenidas en el Ministerio de Trabajo y en la mesa intersectorial e interministerial afectados a la industria pesquera, a la espera de una respuesta que el próximo día 24 del corriente se concretará por parte de los empresarios pesqueros a los paliativos que ofreciera el Estado Nacional para afrontar la crisis que denotaban los mismos empresarios y que era objeto de retención a la salida de los barcos.

 

Así también, se notaron altamente preocupados por la crisis que atraviesa el sector de obreros de la industria del pescado (SOIP) ya que la merma de la actividad conlleva muchos meses para reactivar su mano de obra y hay miles de trabajadores que están parados hace mucho meses.

 

“Tenemos esperanzas que prive la cordura y los entendimientos a través del diálogo y evitemos un conflicto gremial que provoque un estallido social que nadie quiere, en Mar del Plata hay 40.000 trabajadores que directa o indirectamente dependen del puerto“, expresaron los dirigentes.

 

Monseñor Marino, que se encontraba con su equipo de colaboradores, expresó que la Iglesia siempre está preocupada por los pobres. “Sabemos que no se puede mezclar pobreza con indigencia pero les pedí que me informaran porque mi ruego siempre es al Señor para que ilumine a los dirigentes que representan al Pueblo y en este caso a los trabajadores, para que a través del dialogo se logren las soluciones”, señaló.

 

El prelado agregó que “la Iglesia está preocupada y lo hice saber a los demás Obispos del País por la problemática que afecta al Puerto, porque sabemos que hay conflictos y que hay sectores que pueden al menos resistir o enfrentarlas, pero hay gente, obreros que no pueden aventurar una salida temprana, y el hambre nos tiene que poner a todos a trabajar para todas aquellas familias que no tienen nada de la nada esté nuestra solidaridad y hermandad”.

 

Al finalizar, surgió el compromiso de realizar una Misa por el Día del Trabajo, en conjunto con todos los sectores que forman parte del “Mundo del Trabajo en la Ciudad” para el día jueves 9 de mayo, a las 18, en la Iglesia Catedral, la cual estará presidida por Monseñor Marino, y será organizada por la CGT, la UCIP y las distintas cámaras empresarias.

 

Además, el Obispo se comprometió a participar el 1º de Mayo del acto que organizará la CGT en la calle Catamarca 2124 donde inaugurarán su sede y habrá un Acto con autoridades invitadas, todos los trabajadores y show artístico.

 



Siguiente Noticia Rebre sus puertas la sede social del CRU

Noticia Anterior El Juzgado Municipal de Faltas Nº 4 funciona en nuevo local

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario