La iniciativa de la Secretaría de Desarrollo Productivo municipal para regular el uso de los agroquímicos en el Partido de General Pueyrredon y que anunciaba la prohibición del uso de esas sustancias en cercanías de centros de salud, escuelas, cursos de agua permanente y centros recreativos, entre otros, no sería tan así.

 

Por lo menos, así lo expresaron desde una de las organizaciones medio ambientales de Mar del Plata, cuyos integrantes dijeron sentirse “profundamente decepcionados, sintiendo haber participado de un diálogo de sordos“.

 

La licenciada Silvana Buján, integrante de Bios Argentina, declaró que durante todo este tiempo transcurrido desde la suspensión de la Ordenanza 18740 por 150 días y la promesa de generar un programa de reconversión agroecológica para esas tierras, “habíamos soñado, creído y aspirado a que se separe al veneno de la gente que vive frente al campo”.

 

Sin embargo, luego de tomar contacto con el texto del proyecto elevado para su tratamiento en el Concejo Deliberante, “nos sentimos francamente decepcionados por la actitud del gobierno municipal y profundamente preocupados“.

 

La representante de la Red Nacional de Acción Ecologista de la Argentina afirmó que el municipio “pretende autorizar a fumigar a 25 metros de las escuelas donde pasan horas nuestros hijos. Eso es francamente risible. La distancia de 100 metros que se propone con uso exclusivo de agrotóxicos clase IV, nos llena de espanto“.

 

Buján remarcó que “hemos recordado una y otra vez que la norma nacional que categoriza los agroquímicos por su toxicidad no es una ley, y ni siquiera el reglamento de una ley y las dos Defensorías del Pueblo (Nacional y Provincial) han pedido formalmente revisar las normas de clasificación”.

 

Lo que empezó siendo la promesa de un programa de agroecología terminó abrazando los mismos métodos que la contradicen. Una práctica jamás será `buena´ si se basa en falacias que están siendo desenmascaradas y cuyos efectos estallan cada día en las manos de los médicos de nuestro modesto sistema de salud de pueblo chico”, argumentó la titular de Bios.

 

Más adelante, trajo a colación el Programa Temático Interdisciplinario en Bioética de la Universidad Nacional de Mar del Plata que sumó a los aportes un extenso documento en el cual, “en consonancia con el principio de precaución recomienda instrumentar y aplicar la ordenanza 18.740 priorizando la salud pública.”

 

La Facultad de Ciencias Exactas y Naturales en su Ordenanza D01/11 respaldó además “los reclamos de los vecinos y de los diferentes espacios ambientalistas, considerando necesaria la aplicación inmediata del marco normativo que establece la Ordenanza Municipal 18740/08”.

 

“¿Qué se les dirá a estas instituciones, si este proyecto se convierte en ley? Qué se le dirá a los otros municipios que esperaban atentos poder abrevar en una solución amigable con la salud, el ambiente y la producción? ¿qué se les dirá a quienes sufren exposición crónica a los agrotóxicos solo por vivir frente al campo?“, se preguntó Buján.



Siguiente Noticia Preocupa la difusión de imágenes de niños y adolescentes en medios y redes sociales

Noticia Anterior Buscan generar conciencia con respecto a los residuos de poda y jardinería

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario