La Secretaría de Comercio Interior congeló por seis meses los precios de todos los combustibles líquidos y amenazó con aplicar la Ley de Abastecimiento a quien no acate la medida.

 

La medida fue recepcionada con cierta preocupación por los estacioneros en Mar del Plata.

 

Desde la Cámara de Expendedores de Combustibles de Mar del Plata indicaron que con este escenario se está al límite de la rentabilidad y temen que esta medida pueda provocar el cierre de estaciones de servicio.

 

La noticia “es preocupante”, reconoce Patricio Delfino, responsable de la estación de servicio YPF de avenida Constitución y ruta 2, en el acceso a la ciudad e integrante de la Cámara de Expendedores de Combustibles.

 

“Los precios de los combustibles venían acompañando la inflación, pero dejarlos fijos nos complica porque tenemos otros costos fijos que afrontar y que siguen en alza“, explicó.

 

El más importante son los salarios: “Tenemos un acuerdo de subas escalonadas que tienen subas progresivas hasta agosto”, cuando la suba acumulará 28% en doce meses.

 

“Con los precios congelados y con los márgenes mínimos que tiene la actividad vamos a estar al límite de rentabilidad“, advirtió.

 

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Expendedores de Combustible de Mar del Plata y zona, Mónica Killian, dijo que la resolución del gobierno nacional de congelar por seis meses el precio de los combustibles “está dividida en 6 regiones donde en cada una se va a tomar el precio más alto al 9 de abril, y luego se hará una referencia a las petroleras que deberán comunicar el precio más alto y la aplicación de la Ley de Abastecimiento”.

 

En diálogo con Radio Brisas (FM 98.5), Killian evitó hacer conjeturas “es muy reciente, nosotros estamos esperando un poquito más, entendemos que el congelamiento va también para el precio de las petroleras”.

 

El punto fundamental es ver como se va a manejar esa cuestión por el tema del margen que ya es bastante corto”, remarcó y consideró que ahora la cuestión es que va a pasar con el tema salarial, y con las pequeñas estaciones de servicios.

 

Al respecto, explicó que “si los costos se modifican, si los costos aumentan se puede producir el cierre de estaciones de servicios, y además, estamos próximos a entrar en una cuestión salarial. Después tenemos la cuestión impositiva y costos que existen que se aumentan en el estacionero”.

 

Por último, aclaró que no habrá faltantes de combustible por parte de las estaciones de servicio porque “las estaciones están sujetas a provisión de la petrolera, y ahora con lo de la refinería quemada van a importar combustibles”.



Siguiente Noticia La oposición sigue dando su opinión sobre la Policía Municipal

Noticia Anterior El kirchnerismo avanza con la reforma judicial

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario