El maestro español Ignacio García Vidal dirigirá a una de las principales orquestas profesionales argentinas, la Orquesta Sinfónica de Mar del Plata, en un concierto benéfico para los damnificados por las inundaciones de La Plata.

 

Pero también dirige orquestas de jóvenes de las Villa Miseria, y además imparte formación a directores de orquestas infantiles y juveniles de toda la República Argentina mientras implanta en la Universidad Argentina la carrera de Dirección de Orquestas Juveniles.

 

Incansable, enérgico, vitalista. Quienes trabajan con él así le califican en Argentina. Ignacio García Vidal dirigía hace apenas dos semanas una intensa gira con la Orquesta Sinfónica Nacional de Argelia, en un hito que suponía la primera presencia en la Historia de dicha Orquesta en Europa.

 

Dirigió cuatro conciertos, uno en Argelia y tres en España. Dos semanas después está en Argentina inmerso en los ensayos para dirigir en el Teatro Colón de Mar del Plata –uno de los principales teatros de Sudamérica- con la Orquesta Sinfónica de Mar del Plata y la pianista española Patricia Gil. Hará música de Ravel (“Alborada del gracioso”), De Falla (“Noches en los jardines de España”) y Dvôrak (“Sinfonía del Nuevo Mundo), en un concierto benéfico para los damnificados de la reciente catástrofe de la ciudad argentina de La Plata.

 

El concierto tendrá lugar el próximo sábado 13 de abril a las 20:30 h en el Teatro Colón de Mar del Plata.

 

Ignacio, de 33 años, reparte actualmente su vida entre los conciertos que dirige y los cursos de Dirección Musical que imparte en España y otros países, su actividad como principal director invitado de la Orquesta Nacional de Argelia, y sus estancias en Latinoamérica, cada vez más amplias en la Argentina.

 

“Necesito trabajar, necesito proyectos para crecer, siguiendo la máxima descansar es cambiar de actividad” –dice-. “Y en Latinoamérica puedo crecer, porque a su vez participo del crecimiento de otros. En estos momentos los europeos están demasiado preocupados pensando en cómo salvar su propia piel, como para dedicarse a crecer o hacer crecer. Ese egocentrismo existencial no hará más que ahondar en el problema de base: la incomunicación y el abismo entre los seres humanos”.

 

Y es que Ignacio entiende la música como una herramienta de comunicación y educación inagotable, que puede transmitir valores como la igualdad, la responsabilidad social o la sensibilidad.

 

En esta estancia en Argentina, Ignacio va a impartir formación (es Doctor en Didáctica de la Dirección Musical) a cerca de 50 directores y profesores del Programa de Orquestas Infantiles y Juveniles de Argentina, apoyado por el Ministerio de Educación de la Nación.

 

Esta actividad, que continúa su labor iniciada hace cinco años, ha sido tan fructífera que se ha materializado en la próxima implantación en la Universidad Nacional de Avellaneda de la carrera de Dirección Musical con especificación a directores que dediquen su carrera al trabajo con orquestas de niños, chicos y jóvenes.

 

Toda esta actividad contribuye a la consolidación de las 80 orquestas de niños y jóvenes de realidades carenciadas, repartidas por toda la geografía argentina, junto a algunas de las cuales García Vidal dirige talleres, ensayos y conciertos, como la Orquesta de Villa Lugano de Buenos Aires.

 



Siguiente Noticia Advierten sobre condiciones sospechosas de envase con leche

Noticia Anterior Pulti afirmó que la Policía Municipal necesita recursos propios

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario