La comunidad educativa de la EP Nº45 “Bernardino Rivadavia” del barrio Florencio Sánchez sufrió el séptimo hecho delictivo en los últimos tres meses. Pero en esta ocasión, el nivel de violencia resultó atroz.

 

Los vándalos destrozaron 14 de los 16 salones con que cuenta la escuela, ubicada en calle Puán 6050, además de provocar serios daños en el comedor al cual asisten unos 200 chicos.

 

Con total impunidad, luego de desactivar el sistema de alarma monitoreada, los delincuentes prendieron fuego, pintaron las paredes con leyendas “LPDSM” (Los Pibes de San Martín), destrozaron los vidrios y se llevaron un freezer donde se almacenaba la comida que se le brinda a los chicos que asisten al comedor escolar.

 

Las autoridades de la escuela confirmaron que las clases están suspendidas al igual que el servicio de comedor y solicitaron a la comunidad todo tipo de ayuda posible, en especial, de pintura y mobiliario.

 

El presidente del Consejo Escolar, Ignacio Arbanesi, así como miembros de Infraestructura de la Provincia se hicieron presentes en el establecimiento para realizar un análisis de lo sucedido.



Siguiente Noticia Un marplatense se mató en la ruta 3

Noticia Anterior CAME estimó que la ventas minoristas cayeron 3,4% en marzo

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario