El papa Francisco encabezó su primer Vía Crucis, la celebración más importante de la Semana Santa para la religión católica, en los alrededores del Coliseo romano, donde al finalizar dirigió unas palabras en un altar erigido en el Monte Palatino.

Francisco siguió el desarrollo del Vía Crucis desde un estrado en el Monte Palatino, lugar desde donde habló a los fieles, tal como lo hiciera el año pasado Benedicto XVI.

Desde bien temprano, los fieles fueron llegando en gran número al imponente Coliseo, donde la explanada del Eliseo al arco de Constantino y las colinas que miran al Monte Palatino están colmadas de fieles, que portan banderas de todo el mundo.

Entre los fieles se destacaron cientos de religiosos, sacerdotes, monjas y seminaristas, quienes junto a miles de turistas que se acercaron a Roma para la primera Semana Santa del nuevo Pontífice esperaron por el inicio del Vía Crucis en un clima de ansiedad, pero de mucha calma.

Durante el tradicional Vía Crucis en los alrededores del imponente Coliseo romano, la cruz fue llevada por personas de distintas nacionalidades, entre ellas dos jóvenes brasileños, italianos, chinos, nigerianos, indios y libaneses.

Con un llamado a derribar “los residuos ceremoniales y las controversias del pasado” y volver a la “sencillez de los orígenes”, el papa Francisco presidió este viernes en la Basílica de San Pedro la celebración de la Pasión del Señor y la adoración de la Cruz, actos litúrgicos centrales del Viernes Santo.

En silencio y revestido con una casulla de color rojo que representa a la sangre del martirio, el Papa realizó el gesto de la postración frente al altar central de la basílica para luego dar inicio a la celebración que incluyó la liturgia de la palabra y la adoración de la Cruz.

La homilía estuvo a cargo del Predicador de la Casa Pontificia, el franciscano Raniero Cantalamessa -como es habitual en muchas ceremonias vaticanas-, quien remarcó la necesidad de recuperar el impulso evangelizador de la Iglesia y tuvo un enérgico llamado a desterrar “las burocracias, los residuos ceremoniales y controversias del pasado”.

 



Siguiente Noticia El Club Náutico de Mar del Plata celebra sus 88 años

Noticia Anterior Miles de turistas disfrutan el fin de semana largo en Mar del Plata

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario