Personal de Inspección General junto a efectivos policiales procedió a la clausura de un local por falta de habilitación y de medidas de inseguridad. Además, se realizó el secuestro de elementos de procedencia dudosa, entre ellos un block de motor de un vehículo con pedido de secuestro activo.

 

El titular del área, Eduardo Bruzetta, expresó que el operativo formó parte de la decisión del gobierno municipal de avanzar contra los lugares donde supuestamente se reducen o se venden elementos producidos por hechos ilícitos.

 

En esta oportunidad, los agentes municipales fueron convocados por la Comisaría 4ª para participar como auxiliares administrativos de estas acciones, “corroborando que este lugar, que funciona como una chatarrería y compra y venta de cartones y plásticos, no posee habilitación Municipal, más allá de las serias falencias de seguridad”, indicó Bruzetta.

 

Por otro lado, el funcionario agregó que “una vez que la fiscalía de turno determine las acciones a seguir, nosotros vamos a desalojar este lugar, secuestrando todo el material que hace a la actividad comercial. El mismo va permanecer clausurado hasta que la Justicia de Faltas determine lo contrario”.



Siguiente Noticia Congelamiento de precios: pymes piden medidas más beneficiosas

Noticia Anterior Emotiva despedida al ex intendente Jorge Lombardo

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario