Por segunda vez consecutiva la Asociación Civil Ateos Mar del Plata (ACAM) estuvo el 24 de marzo presente en los actos por la Memoria, Verdad y Justicia, con una mesa de apostasía.

 

La apostasía es el acto formal de renuncia a la institución Iglesia Católica Apostólica Romana (ICAR), por medio de este trámite una persona puede desafiliarse como lo haría de un club social o de un partido político que siente que ya no lo representa.

 

Desde ACAM señalaron que muchos ciudadanos y ciudadanas son afiliados a la ICAR sin ser conscientes de ello, “porque más allá de un rito religioso el bautismo es una inscripción institucional por medio de un acta formal, este proceso suele realizarse en un momento que no se tiene uso de la razón para decidir si se adhiere a los valores e historia de la corporación católica”.

 

Entre los motivos para apostatar los integrantes de Ateos Mar del Plata expresaron que son variados, “algunas personas lo hacen por pertenecer actualmente a otro culto, pero a la gran mayoría la motiva su rechazo a la colaboración de la cúpula de la ICAR con las dictaduras, a los millones de pesos que cobran del Estado argentino (para entre otras cosas cobrar sueldos y jubilaciones de privilegio), al abuso de menores y encubrimiento de casos de pedofilia, a la discriminación de miembros de la comunidad LGBTQ, al lobby que ejercen para evitar que se sancionen leyes y se implementen políticas de salud sexual y reproductivas, a su militancia contra el aborto legal, seguro y gratuito y a su permanente intento de clericalizar el Estado argentino”.

 

En la primera apostasía colectiva que se realizó frente a la catedral de Mar del Plata los apóstatas fueron 35, en la segunda oportunidad se llegó a 85, en la tercera 190, pero este año, aparentemente gracias a la designación de Bergoglio como Papa de la ICAR el número ascendió a casi 300 y a decenas de consultas web y personales. Este año el movimiento se extendió exitosamente a Necochea.

 

Ateos Mar del Plata festeja la creciente conciencia social respecto a la necesaria separación entre la religión y la cosa pública, el Estado laico es la única plataforma que permite la coexistencia pacifica de todas las convicciones y creencias.



Siguiente Noticia Vecinos de la canchita de los bomberos defendieron el espacio verde

Noticia Anterior Analizan una asistencia financiera para el sector pesquero

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario