La colectividad italiana de Mar del Plata solicitó al secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, que el monumento a Cristóbal Colón que se encuentra actualmente en la plaza homónima de la Capital Federal sea trasladado a la ciudad balnearia, ya que aquel será reemplazado en su lugar de origen por uno de Juana Azurduy.

 

Los italianos radicados en Mar del Plata son la colectividad más grande del país, y en virtud del anuncio sobre la instalación de un monumento a la heroína en la plaza Colón, dicha colectividad le solicitó al intendente Gustavo Pulti que gestione el traslado del “descubridor de América” a La Feliz.

 

Cabe recordar que el monumento a Colón fue donado por los residentes italianos al gobierno nacional, al cumplirse el centenario de la Revolución de Mayo en 1910.

 

La intención de los solicitantes es que la escultura sea colocada en la Plaza Colón de Mar del Plata frente al casino, “un sitio de alto tránsito no solo por los habitantes sino también por los turistas que visitan la ciudad”, según afirmaron en la nota que presentaron.

 

Desde algunos medios se dejó trascender que la estatua de Colón había sido declarada monumento histórico nacional, y que por tal motivo no podía ser trasladada, pero fuentes de Presidencia aclararon que la escultura no reviste ese estatus.

 

La Plaza Colón se encuentra detrás de la Casa Rosada y en 2007 el entonces jefe del gobierno porteño Jorge Telerman firmó un acuerdo con la Nación para que disponer de la plaza y sus adyacencias por cuestiones de la seguridad perimetral.

 

En 2008, la Legislatura porteña, ya durante el gobierno de Mauricio Macri, ratificó el acuerdo.

 

A raíz de esta ley aprobada por la legislatura porteña, el Gobierno nacional fue autorizado a disponer, conservar y mantener el espacio ubicado atrás de la Casa Rosada.

 

Por otro lado, las fuentes consultadas por Télam a raíz de esta polémica, explicaron que la ley nacional 24.588, que garantiza los intereses del Estado nacional en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sostiene en su artículo 2° que la Nación “conserva todo el poder no atribuido por la Constitución Nacional al gobierno autónomo de la ciudad de Buenos Aires, y es titular de todos aquellos bienes, derechos, poderes y atribuciones necesarios para el ejercicio de sus funciones”.

 

El monumento de Juana Azurduy, que será construido en la Plaza Colón, fue donado por el gobierno de Bolivia a través de un Decreto Supremo que entre sus considerandos destaca que el 12 de julio -día del natalicio de la heroína boliviana- como el día de la confraternidad argentino boliviana.



Siguiente Noticia Cómo funcionan los campos magnéticos en el cuerpo

Noticia Anterior El IPS se propone terminar con las colas y las demoras para los jubilados

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario