Delegaciones de 132 países participarán este martes de la misa de inauguración del pontificado del papa Francisco, a la que asistirán 31 presidentes y numerosos jefes de gobierno, representantes de la nobleza y de otros credos religiosos.

 

Así lo informó el portavoz de la Santa Sede, el padre jesuita Federico Lombardi, en una extensa rueda de prensa en la que ofreció detalles de la ceremonia que se prevé sea multitudinaria y que comenzará a las 9.30 (hora local, 5.30 hora argentina).

 

Lombardi explicó que antes del inicio de la ceremonia el papa recorrerá la Plaza San Pedro a bordo del papamóvil para saludar a los fieles y, entre muchos detalles, precisó que el anillo del pescador que le será colocado mañana será de plata dorada.

 

Asimismo se precisó que -por decisión del papa argentino- la ceremonia se caracterizará por la “simplicidad” y si bien será extensa -se prevé que dure unas 2 horas- fueron acortados algunos momentos previstos.

 

Por ejemplo, no habrá procesión en el ofertorio, el Evangelio será leído solamente en griego y la comunión será distribuida, no por el papa, sino por unos 500 sacerdotes en la plaza.

 

La ceremonia se caracterizará por la “simplicidad” y si bien será extensa, fueron acortados algunos momentos El nombre exacto de la celebración de mañana es “inicio del ministerio petrino del vicario de Roma” y no se trata de una celebración de “entronización” porque el papa “no es ningún rey”, aclaró el vocero en la conferencia, que es traducida también al inglés y al español.

 

Los medios italianos hablan de una concurrencia estimada en el millón de personas, aunque Lombardi aclaró que entre la Plaza San Pedro y la Vía della Concilliazione entran 250 mil personas.

 

En los últimos días comenzaron a llegar a roma las delegaciones oficiales, varias de ellas presididas por mandatarios, muchos de ellos americanos como Dilma Rouseff de Brasil; Sebastian Piñera de Chile; Rafael Correa de Ecuador; Enrique Peña Nieto de México; Porfirio Lobo de Honduras; y Ricardo Martinelli de Panamá.

 

Lombardi precisó que la delegación más numerosa es la argentina, compuesta por 19 personas, seguida por la italiana con 16 personas y encabezada por el presidente Giorgio Napolitano.

 

Asistirán también los vicepresidentes de Uruguay, Danilo Astori; de Estados Unidos, Joe Biden; y de Cuba, Miguel Mario Díaz. Desde Europa llegarán asimismo numerosos mandatarios. Por ejemplo, de España estarán presentes los príncipes Felipe y Letizia y el presidente del gobierno, Mariano Rajoy; el primer ministro de Francia, Jean Marc Ayrault.

 

Por último, se espera también la llegada de la argentina, Máxima Zorreguieta, la futura reina de Holanda, junto a su marido Guillermo; y el príncipe Alberto de Mónaco, entre otras personalidades.

 

Asimismo habrá numerosos representantes de las comunidades judías y musulmanas, y participarán unos 1900 seminaristas y sacerdotes católicos.

 

La primera parte de la ceremonia comenzará en el interior de la basílica de San Pedro, donde se encuentra la tumba de San Pedro, donde estarán situados dos de los símbolos del pontificado: el palio, que le será colocado luego en la plaza, y el anillo del pescador, que fue hecho de plata dorada.

 

Luego, irán en procesión hacia la explanada de la basílica -el lugar exacto del martirio de Pedro en el Circo de Nerón- donde, tras la invoación de los santos, comenzará la misa del “inicio del ministerio petrino del vicario de Roma”, tal la denominación exacta.

 

La misa será concelebrada por 180 religiosos: todo el colegio cardenalicio presente en Roma, no sólo los purpurados electores; los patriarcas orientales católicos y dos sacerdotes españoles, el superior general de los franciscanos, padre José Rodríguez Carballo, y el padre Adolfo Nicolás Pachon, principal general de la Compañía de Jesús.

 

El último rito de la ceremonia será el de la obediencia al nuevo papa por parte de los cardenales.

 

También se aclaró que la homilía será leída en italiano, y distribuida con embargo a los periodistas acreditados pero se advirtió que ante la “espontaneidad” que el papa argentino viene demostrando en sus primeros días de pontificado, los periodistas estén alertas ante cambios y agregados que pueda hacer el pontífice mientras la pronuncia.

 

Tras la misa, el pontífice recibirá a las delegaciones extranjeras en el interior de la basílica.



Siguiente Noticia Francisco inició su pontificado ante una multitud

Noticia Anterior El 60 % de los secuestros de motos se debe a que carecen de documentación

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario