Autoridades provinciales entregaron cheques a instituciones de Mar del Plata y Miramar participantes del Plan BIO. Se trata del Programa de Recolección de Aceite Vegetal Usado que busca que la mayor parte de los 225 millones de litros de aceite que se venden vuelvan para ser reciclados en biodiesel.

 

La entrega fue concretada en manos del Director Provincial de Turismo, Deporte y Medio Ambiente, Juan Curuchet; del Director Provincial de Economía Ambiental y Energías Alternativas, Gustavo Cilenta; y del Coordinador Ejecutivo del OPDS, Marcelo Ordóñez. Estuvo también el representante de la empresa RBA Ambiental, Pablo Jaicovsky.

 

Recibieron los cheques el Hogar de Enfermos Crónicos Nuestra Señora de Lourdes y la ONG Don Orione, de Mar del Plata; la Escuela N°52 Almirante de Brown de Chapadmalal, y el taller protegido Dando se Recibe, de Miramar.

 

“Son entidades que están haciendo un trabajo muy importante. Reconforta venir a visitarlos y ver lo que hacen. Su esfuerzo y dedicación a favor de la comunidad son un incentivo para seguir adelante en nuestra función”, dijo Curuchet. Y agregó: “Acá vemos protección del medio ambiente, inclusión social y solidaridad”.

 

Las autoridades bonaerenses, Cilenta y Ordóñez, explicaron que el Plan BIO tiene cuatro ejes fundamentales: cuidar el medio ambiente, generar recursos genuinos para las entidades sociales que recolectan el aceite, generar una energía alternativa y garantizar que estos aceites no sean nuevamente utilizados para consumo humano evitando daños en la salud.

 

Hubo también una mención especial “al trabajo articulado que se viene desarrollando con Legislativo provincial a partir de la actividad del diputado Rodolfo Manino Iriart y todo su equipo”. Recordaron que durante la temporada de verano trabajaron en distintas campañas en conjunto con el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible, de la que participaron “Los Guardianes Ambientales”.

 

El primer lugar visitado fue el Hogar de Enfermos Crónicos Nuestra Señora de Lourdes, del puerto marplatense, donde la hermana superiora Ana María Herrera se mostró muy agradecida y destacó “la enorme responsabilidad que tenemos de cuidar el planeta”.

 

Luego, en Miramar, los funcionarios estuvieron en el taller protegido en el que 37 personas con distintas discapacidades fabrican sobres y bosas, reciclan botellas de plástico, aprende a cocinar y atienden un “roperito”. Allí estuvo también presente el intendente de General Alvarado, Patricio Hogan.



Siguiente Noticia Inscriben para secundario de adultos en empleados de Casino

Noticia Anterior Un joven emprendedor busca un "padrinazgo"

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario