Un adolescente del Hogar APAND, que tiene 16 años y prácticamente se crió solo, está necesitando de la ayuda de la sociedad marplatense.

 

El joven cursa el 4 año de la secundaria, con excelente rendimiento académico y una inserción social que demuestra sus ganas para seguir luchando, pero pese a tener diez hermanos, no tiene familia, por lo que se solicita a personas adultas que, a modo de padrinazgo, lo acompañen en su crecimiento.

 

Las autoridades del Tribunal de Familia Nº2 señalaron que se trata de un joven que merece más oportunidades, por su tesón y ganas de instruirse. La compañía de un adulto lo ayudaría a sentirse apuntalado, más allá de la ayuda y compromiso que están teniendo para con él en el Hogar APAND.

 

Incluso, está estudiando violín y lo hace con verdadera destreza, pero por falta de medios, no tiene un instrumento para practicar, por lo que también se pide la solidaridad a aquellas personas que puedan acercarle uno en condiciones de ser ejecutado.

 

Este joven tiene muchas ganas de ser una persona de provecho para la sociedad y sin dudas podrá serlo, pero le hará las cosas más sencillas si un adulto lo acompaña en su camino, aportándole lo que requiere cualquier adolescente, que es el afecto y asistencia en los pocos gastos que le genera estudiar en el conservatorio, donde ya está gestionándose una beca.

 

Hoy, un joven de Mar del Plata pide ayuda para ser un mejor ciudadano y tal vez, un ejemplo a seguir el día de mañana.

 

Para quien desee conocer el tema e interiorizarse de la historia de este joven, debe acercarse al Tribunal a cargo de la Juez Clara Alejandra Obligado, en San Martín 3544, de 8 a 14 horas.



Siguiente Noticia Entidades de Mar del Plata y Miramar recibieron beneficios del Plan BIO

Noticia Anterior Judiciales mantienen el estado de alerta y movilización

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario