Se realizó un acto con motivo de la entrega de donaciones de mobiliario, cuadros y artesanías a instituciones de Mar del Plata, por parte de internos de la Unidad Penitenciaria Nº 15 de Batan, contenidos por el programa implementado por la Pastoral Católica Penitenciaria en un Pabellón bajo el lema “Un Signo de Dios”.

 

Los delegados episcopales, en conjunto con los asistentes tratamentales buscan inculcar a los detenidos hábitos laborales, que se traducen en artesanías de su propia autoría para luego ser entregadas a instituciones de bien común de la ciudad de Mar del Plata, en las que se cuentan a la Asociación de Empleados de Casino Pro Ayuda a la Niñez Desamparada (APAND), el Centro de Integración Libre y Solidario de Argentina (CILSA), la Biblioteca Parlante para Ciegos y Disminuidos Visuales de Mar del Plata, la Radio Comunitaria FM 101.3 “Estación Norte”, la Pastoral Católica Penitenciaria del Obispado de Mar del Plata, la Comisión Cura Brochero, la ONG “Madre Teresa”, el Comedor “Ilusión del Niño”, el Convento de las Carmelitas Descalzas, y el Grupo Sagrado Corazón.

 

Además recibieron presentes las firmas Aserradero Tulli S.A., Transportes Scordinna, y Emprendimiento de Artesanías en Yeso, quienes brindan maderas, pallets y pintura para que los internos realicen estas artesanías.

 

El director del establecimiento, Horacio Falcone se refirió al respecto durante el acto: “El efecto transformador del trabajo y la educación está altamente probado como tarea resocializadora, en especial bajo la modalidad de contexto de encierro, esto significa para los internos horas y horas de ocupación en pos de retribuir a la sociedad elementos que les serán de gran utilidad o en otros casos significaran un regocijo para la vista, agradezco especialmente a las firmas Transportes Scordina y Aserradero Tulli S.A. quienes aportaron recortes de madera y pallets para reciclar”.

 

El acto tuvo lugar en la Capilla que dirige el Capellán Presbítero Hernán David, ubicada en el Sector intramuros de la institución carcelaria, allí los internos, que muchas veces funcionan como tutores, que enseñan a otros, distintos tipo de técnicas, acompañados por personal docente o talleristas en pintura, grabado en madera, carpintería, y otros, fueron entregando de sus propias manos las donaciones.

 

Marcos, uno de los internos dijo para la prensa: “Yo llevo varios años preso y estuve en otros pabellones también, acá hacemos una gran diferencia nos alejamos de la violencia y a través del camino de Dios encontramos la paz espiritual, los trabajos que hacemos son una forma de devolverle a la sociedad las gracias por esta segunda oportunidad”.

 

Para el cierre del evento, se realizó la presentación del cantante y guitarrista Fernando Fernández, que ejecutó clásicos de la música ciudadana, luego los presentes asistieron a un agasajo con degustaciones de pastelería y refrigerios.



Siguiente Noticia Mar del Plata recibe al VIII Torneo Panamericano Junior de Handball Masculino

Noticia Anterior Mónica Biasone, electa Decana de Ciencias Económicas

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario