Un comisario y otros seis policías de la comisaría 3° de Mar del Plata fueron relevados de sus funciones por la muerte de un hombre de 46 años, que había sido apresado y golpeado en su propia casa tras un supuesto intento de robo.

 

Fuentes del Ministerio de Seguridad bonaerense informaron que por orden de Asuntos Internos fue allanada la comisaría 3°, a cargo del comisario Guillermo Reginati, quien fue relevado. Los investigadores hallaron manchas de sangre en el calabozo y en un patrullero.

 

Por el caso, el viernes ya había sido detenido un policía de esa comisaría, Carlos Córdoba, acusado de haber asesinado a golpes a Jorge Alejandro Sosa.

 

“Todo empezó el lunes pasado. Cerca de las 14, mi hermano estaba en la puerta de su casa (José Martí 1762, Mar del Plata) cuando aparecieron tres hombres en un auto y le empezaron a disparar. El corrió y se metió adentro pero uno de los tipos rompió la puerta y sacó a mi hermano al jardín. Allí lo precintaron y lo molieron brutalmente a patadas. La paliza fue tal que su dentadura quedó dispersa en el pasto”, le dijo Marcelo Sosa.

 

Según el hermano, la esposa de Jorge, sus dos hijos (tienen 19 y 20 años) y su mamá pensaron que quienes golpeaban a Sosa eran ladrones y llamaron al 911.

 

“Enseguida parecieron tres patrulleros. Mi mamá salió pensando que iban a ayudar a mi hermano. Pero lo agarraron y lo metieron en un móvil sin dar explicaciones. Lo llevaron a la comisaría 3°, que está en la zona del puerto. Nosotros agarramos los remedios para el asma de mi hermano y nos fuimos a la seccional”, contó Marcelo.

 

La familia Sosa aseguró que en la comisaría 3° no los atendieron. “Cuando estábamos ahí aparecieron dos personas que a simple vista se notaba que conocían a los policías porque charlaban y saludaban a todos. Estos dos dijeron que a 200 metros de mi casa, mi hermano había intentado robarle la moto a un policía”, recordó Marcelo.

 

A las 18.30, dos policías llevaron a Sosa al Hospital de Mar del Plata. Allí, los agentes dijeron que el detenido se había empezado a sentir mal. “Sosa llegó al hospital con rigidez cadavérica y los médicos de la guardia se dieron cuenta de que para entonces ya llevaba 2 horas muerto”, le dijo a Clarín Fabio Buede, abogado de la familia Sosa.

 

Según contó Buede, de la comisaría 3° fueron relevados 30 policías, pero Clarín sólo pudo confirmar siete. El abogado también contó que en la terraza de la seccional encontraron autopartes de origen dudoso.

 

La autopsia determinó que Sosa recibió una violenta golpiza y que murió por una “hipovolemia producida por una costilla que perforó el hígado”. Es decir, por una hemorragia interna.

 

“El viernes 8 de marzo (tres días antes del crimen) mi hermano había encontrado robando en su casa a un chico del barrio. Entonces agarró un revolver que tenía e hizo dos tiros al aire para asustarlo. Pero el problema fue que ese ladrón trabaja para la Policía en un desarmadero de autos que está a cuatro cuadras. Por eso se vengaron de él”, explicó Marcelo.

 

El último jueves la familia Sosa realizó una protesta en los tribunales marplatenses y el viernes fue apresado el agente Carlos Córdoba, acusado de homicidio agravado.

 

“Sosa trabajaba de techista y era querido en su barrio. Ahora la Policía quiere hacernos creer que quiso robar una moto a dos cuadras de donde vivía con su familia desde hace 40 años”, resaltó Buede.



Siguiente Noticia Cuarta semana con paros en las escuelas públicas bonaerenses

Noticia Anterior Habrá un documento con medidas para enfrentar la crisis del puerto

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario