El empresario Oscar Fortunato, representante de la CEPA insistió que la pesca sufre la falta de competitividad en la economía nacional y reclamó al Gobierno Nacional una serie de medidas que ayudarían a recomponer la situación de las empresas exportadoras en su conjunto.

 

De esta forma, el dirigente condicionó la apertura de las negociaciones paritarias con los gremios a que surjan estas soluciones para el sector, caso contrario no estarán en condiciones de plantear ninguna mejora salarial.

 

En declaraciones a Revista Puerto, Fortunato planteó que entre las medidas que se deberían aplicar para salvaguardar la viabilidad de las empresas exportadoras, se destaca un plan de contingencia, “en un momento donde nosotros precisamos estar más presentes que nunca para no perder entrada en los mercados, no tenemos el apoyo que necesitamos del gobierno”.

 

Lo que se necesita son elementos para poder competir. Hemos perdido competitividad en el mercado, cuando nos sentamos a negociar y tenemos que bajar 50 dólares en un producto para entrar en algún lugar, te planteás que tendrás 50 dólares más de pérdida, no que reducís utilidad para entrar en el mercado”, agregó.

 

Cabe recordar que un mes atrás el Consenso Pesquero Nacional se reunió con el ministro Norberto Yauhar para solicitar medidas. Sin embargo, las mismas aún no se concretaron.

 

“Entendíamos que esto iba a estar mucho más rápido pero de todas formas no resuelve el problema, es un paño frío para una inflamación muy grande. Sería importante lograr que se apliquen estas medidas pero sobre todo, entender que estamos en crisis y que necesitamos un plan de contingencia global”, remarcó.

 

Con respecto a las paritarias para discutir la recomposición salarial de los trabajadores del SOIP, el presidente de CEPA ratificó lo que a esta altura es por todos conocido: “Hemos dicho públicamente que no nos vamos a sentar si no llega algún tipo de solución y si nos sentamos será para dejar las cosas como están, siendo tremendamente cautos”.

 

Sobre el pedido que hará el Sindicato de un piso que no baje del 25 por ciento y que se mantenga la continuidad laboral, Fortunato declaró que “es lo que quisiéramos todos. Tener un barco parado no es un negocio para nadie, la realidad es que no hay dinero para moverlos. Hoy hay que afrontar casi todo al contado, nos hemos financiado tanto con los proveedores que ya no pueden soportar más, entonces necesitan que les paguemos”.

 

“Por otra parte el Estado que nos debe reintegros de exportación, del IVA y de combustible, no los paga. Ante esta situación solo podemos mover los barcos que podemos, con lo cual se reduce el ingreso a planta de producción. Ninguno de los empresarios a los que represento son gente que haya buscado nunca retrasar la producción, la realidad es que lo que quiere la secretaria del SOIP, Cristina Ledesma, es lo que queremos nosotros; pero las condiciones que hoy nos pone la política económica, de exportaciones y cambiaria, no nos permite hacer eso“, agregó.

 

Fuente: Revista Puerto



Siguiente Noticia Se conmemora el Bicentenario del Escudo Nacional Argentino

Noticia Anterior El Armani trío en el Festival Piazzolla Marplatense

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario