El Honorable Concejo Deliberante del Partido de General Pueyrredon llevó a cabo su reconocimiento al actor Luis Brandoni “por su destacada trayectoria artística en el orden nacional e internacional”.

 

El acto –que se desarrolló en el recinto de sesiones- fue encabezado por el Presidente del Cuerpo Deliberativo local, Ariel Ciano (AM); y contó, asimismo, con las presencias del director coordinador de la Secretaría de Cultura, Mauricio Espil, y los concejales Mario Rodríguez (autor de la iniciativa) y Vilma Baragiola (UCR) y Fernando Maraude (FpV).

 

Distinguido por su trayectoria artística, Luis Brandoni agradeció el gesto del Cuerpo Legislativo, que fue adoptado por unanimidad. Y evocó anécdotas vividas en esta ciudad durante la última dictadura militar y en los albores de la recién recuperada democracia.

 

“Agradezco a los representantes del pueblo de Mar del Plata por esta distinción. Como dice el tango, ´recuerdos en bandada acuden a mi mente´. El primero de los recuerdos es este video que acabamos de mirar (Abuelas de Plaza de Mayo), porque yo fui dirigente gremial de la Asociación de Actores durante muchos años y nos ocupamos en su momento de los desaparecidos, como Gregorio Nachman en su momento. Intentamos hacer todo lo posible. Fue una etapa muy difícil”.

 

Luego, evocó una anécdota: “Vinimos acá en 1981 a presentar la obra Convivencia en el Teatro Colón. En una ocasión llegó una amenaza de bomba al hotel de la esquina –porque el Colón no tenía teléfono- y los 400 espectadores salieron sin generar inconvenientes. Se largó una de ésos típicos chaparrones de verano y cuando todo estuvo lista, volvieron casi toda la gente, salvo dos. Eso demuestra que también acá el público tomaba partido por la libertad. Nosotros estábamos prohibidos hacía años: no aparecíamos en los diarios ni en la televisión, no hacíamos películas ni estábamos en los teatros oficiales. Era actitud casi militante. Gracias a esa gente pude sobrevivir como actor, porque hacíamos teatro y la gente iba a vernos”.

 

“Para nosotros, Mar del Plata fue un cobijo, que no es una ciudad a la que vine a trabajar; es parte de mi vida. Siempre traté de ser lo más honesto posible intelectualmente. Hice teatro donde debía y militancia en un partido político, como corresponde. Nunca lo oculté. La gente me ha dejado vivir de mi trabajo, respetando quien soy”.



Siguiente Noticia Martín Carrasco, nuevo Secretario General del GEN Mar del Plata

Noticia Anterior Las distintas confesiones celebrarán unidas el día de la mujer

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario