El genial, talentoso y exitoso Enrique Pinti, este domingo 3 de marzo se despide de Mar del Plata, ciudad donde protagonizó destacados y taquilleros sucesos teatrales con sus espectáculos unipersonales y de music hall, esta vez como actor de comedia y protagonista de “Lo que vio el mayordomo”, una ingeniosa obra del maestro de la comedia negra inglesa Joe Orton, uno de los apodados “niños terribles” del teatro ingles de la década del 60.

 

Junto a Enrique Pinti comparte el protagónico de esta delirante comedia, Luis Luque, uno de los más prestigiosos actores del teatro argentino contemporáneo, además de la primera actriz Alejandra Fletchner, una de las creadores del recordado grupo “Gambas al ajillo”.

 

Acompañan a estos tres grandes del teatro nacional: Paula Castagnetti, Abian Vainstein y Andrés Portaluppi.

 

Carlos Rivas responsable como director de sucesos teatrales que triunfaron y fueron premiados en Mar del Plata como “La Duda” llegó a Mar del Plata otra vez de la mano del productor Nacho Laviaguierre, esta vez como director y responsable de la versión de una obra que sin lugar a dudas es la comedia más inteligente e ingeniosa del verano marplatense en una cuidada y elogiada producción de Nacho Laviaguerre, el empresario teatral de los grandes sucesos del teatro argentino de los últimos 10 años: “La prueba”, “La duda”, “El año que viene a la misma hora” y “Más respeto que soy tu madre”.

 

Joe Orton en esta divertidísísima historia cuenta que en una afamada clínica psiquiátrica dirigida por un prestigioso médico llega imprevistamente un exótico funcionario del Ministerio de Salud Pública, para hacer una inspección de su funcionamiento.

 

Desopilantes situaciones se desatan con su llegada entre esposas infieles, empleados acosadores, secretarias de dudosa identidad sexual, médicos y hasta pacientes en paños menores.

 

La confusión estalla mientras se abren y se cierran puertas en una delirante terapia de alcohol, sexo y tratamientos psicológicos no convencionales.

 

El complejo de Edipo puesto a prueba con un revolucionario método que ni Freud pudo imaginar, pero que sin dudas le hubiera encantado…se ponen de manifiesto frente a las carcajadas atónitas de una platea que a los cinco minutos de empezada la historia se suma a una auténtica y divertida “fiesta teatral” que en Buenos Aires como en la gira por el interior de la Argentina recibió ovaciones de pie.



Siguiente Noticia CAMECO y la CAC anunciaron una importante oferta de capacitación

Noticia Anterior La oposición desconfía de los planes del Gobierno para "democratizar" la justicia

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario