Diversas figuras de la oposición y del ambiente judicial expresaron cuestionamientos a los planes del Gobierno para “democratizar” la Justicia, que serán sometidos a tratamiento legislativo el mes próximo, según anunció ayer la presidenta Cristina Fernández de Kirchner al inaugurar el período de sesiones ordinarias en el Congreso.

 

El senador radical Ernesto Sanz sostuvo que “algunos” de esos proyectos “son compartibles”, pero “el problema es cuando se compara esto con lo que es el Gobierno” en los Poderes Ejecutivo y Legislativo.

 

“Si uno pudiera distinguir en los proyectos de reforma judicial la verdadera intencionalidad con la teoría de los proyectos, uno, desde lo teórico, podría decir que algunos proyectos son compartibles”, observó Sanz.

 

Sin embargo, el senador radical remarcó que “el problema es cuando uno compara esto no solamente con las intenciones del Gobierno sino con lo que es el Gobierno en su esfera, que es el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo”.

 

“En el Poder Ejecutivo, para que un legislador opositor como yo pueda obtener información de cualquier cosa, de lo que se le ocurra, tenemos que hacer un curso y finalmente no la obtenemos y en muchos casos tenemos que ir a la Justicia”, explicó en declaraciones radiales.

 

Por su parte, el diputado Alfonso Prat Gay (Coalición Cívica) advirtió que se asiste a “un ataque frontal a la Justicia” por parte del Gobierno, al que atribuyó la intención de “quedarse con el control” de ese Poder del Estado.

 

“En el fondo de la cuestión es lo mismo lo que hicieron en Santa Cruz, quedarse con el control de la Justicia y elegir a los miembros del Consejo de la Magistratura”, manifestó el legislador.

 

“Es un ataque frontal a la Justicia”, completó Prat Gay en diálogo con una radio.

 

En tanto, desde el Frente Amplio Progresista (FAP) enfatizaron su desconfianza respecto de las iniciativas anunciadas por Cristina Kirchner y el senador Rubén Giustiniani advirtió que analizarán puntualmente “proyecto por proyecto, porque el oficialismo acostumbra decir una cosa y hacer otra”.

 

El referente y ex candidato presidencial del FAP, Hermes Binner, consideró que “es un tema complicado porque tanto el Ejecutivo como el Legislativo tienen sistemas similares” pero “el Poder Judicial es algo diferente”.

 

“Hoy se habla de que hay un 40 o 50 por ciento de jueces que responden a una línea presidencial y esto no es bueno porque la Justicia tiene que ser independiente”, subrayó Binner en declaraciones radiales, a la vez que advirtió que “vamos a un unicato donde las consecuencias pueden ser muy malas”, cuestionando al Gobierno por implementar una política “que responde a un solo mando”.

 

“Acá (en Rosario), lo dijo la Presidenta cuando estuvo para el Bicentenario de la bandera, dijo ‘vamos por todo'”, recordó.



Siguiente Noticia Pinti se despide de Mar del Plata

Noticia Anterior Reprograman jornada del “Circuito Turístico Astor Piazzolla”

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario