El concejal Mario Rodríguez (UCR), integrante de la Comisión de Educación y Cultura del Concejo Deliberante, expresó su solidaridad con Mateo Iturbide y el resto de los organizadores del “Sierra Fest” que se realizó durante el fin de semana en el Campo de Golf de Sierra de los Padres, ante la violencia y el robo que sufrieron.

 

A su vez, el legislador exigió de las autoridades policiales una explicación clara y concreta de lo sucedido y un real compromiso en el esclarecimiento del hecho.

 

El domingo a la noche, una vez finalizado el show, cuatro delincuentes armados golpearon y maniataron al padre y al cuñado del socio de Iturbide, quienes guardaban el dinero de la recaudación, y luego escaparon.

 

“Nos arruinaron. Somos tres amigos desde hace muchísimos años. Organizamos la fiesta gracias a todo lo que me pasó a mí. Había sido un evento muy bueno a nivel producción y la gente estaba muy contenta”, declaró Mateo Iturbide.

 

“A eso de las 23.30 nos llegó la información de que al padre de Tomás (su socio) lo habían asaltado y se habían llevado la plata de la recaudación que él iba a guardar en su casa. Había entre 80 y 120.000 pesos por las cuentas que pudimos hacer, y creemos que nos batieron”, relató.

 

“Los ladrones estaban en la casa, que encima tiene alarma, 40 minutos antes de que llegara con el dinero. Lo estaban esperando, dieron vuelta la casa, le pegaron al cuñado de mi socio a pesar de que estaba con su bebé de seis meses, y balearon a uno de los cinco perros pitbull que custodiaban la propiedad. Después robaron la camioneta (que luego abandonaron) y se fueron con la plata…eran jóvenes y todos hablaban normalmente, aunque uno estaba más nervioso que el resto”, afirmó.

 

El “Sierra Fest” fue un festival musical que organizaron los artistas y productores generales Tomás Dena y Jorge Fossaroli durante el pasado fin de semana, junto a su amigo de la infancia Mateo Iturbide.

 

Los tres jóvenes decidieron realizar dos jornadas de recitales en Sierra de los Padres. Los shows se iban a desarrollar durante las noches del sábado y el domingo, aunque el primer día fueron suspendidos por cuestiones climáticas. El segundo día, el público respondió a la convocatoria, calculada en casi dos mil personas.

 

“Era una fiesta y no puedo creer lo que pasó. Lo armamos todo con plata prestada por familiares y amigos, y ahora tenemos que ver como hacemos para devolverla. Con lo que habíamos sacado salíamos casi hechos, y pagábamos los costos. Ahora va a estar difícil”, se lamentó Iturbide.



Siguiente Noticia Scioli admitió "voluntad" de escuchar a los docentes

Noticia Anterior Tras el temporal, EDEA pone en condiciones su red de media tensión

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario