El próximo 28 de febrero a las 20 horas de Roma, (las 16 horas en Argentina) se hará efectiva la renuncia del Papa Benedicto XVI. Desde ese momento, la sede estará vacante y serán horas de expectativas hasta que el nuevo sucesor de los apóstoles sea elegido.

 

En todo el mundo, como lo ha pedido Benedicto XVI, se han organizado cadenas de oración y se realizan misas con la intención de orar por el actual y por el nuevo Sumo Pontífice.

 

En Mar del Plata, el Obispo diocesano presidirá una misa a las 19 en la Iglesia Catedral en la que participará todo el clero marplatense y se espera cientos de fieles se unan en esta iniciativa.

 

“Esta es una semana especial en la Iglesia dentro de este clima de expectativa, por la renuncia del Papa Benedicto XVI y por el tiempo que se abre hasta que sea elegido el nuevo papa”, expresó Monseñor Marino.

 

La misa que se realizará el jueves por la tarde en el templo mayor de la ciudad, tendrá un carácter particular, ya que durante la plegaria eucarística no se podrá nombrar a Benedicto XVI como Papa, dado que en ese momento ya se habrá hecho efectiva la renuncia del actual sucesor de Pedro.

 

“En las parroquias de la ciudad, he pedido que se haga la mayor convocatoria posible a los fieles para que participen en esta eucaristía, esto nos hace bien a todos, es sentir la comunión eclesial, la catolicidad. Juntos y unidos para agradecer a Dios por este don que fue la presencia de Benedicto XVI y pidiendo por quien será el que lo suceda. Nosotros nos ubicamos con mentalidad de creyentes y por tanto para nosotros el Papa, es siempre el sucesor de Pedro y el vicario de Cristo, así lo miramos con ojos de fe”, concluyó el Obispo de Mar del Plata.



Siguiente Noticia "Los desagües pluviales son una fuente de contaminación"

Noticia Anterior Capacitarán a tutores del Envión en prevención de adicciones

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario