Luego de la intensa tormenta con caída de granizo de este domingo, los talleres de chapa y pintura y los vidrieristas de la ciudad de Mar del Plata iniciarán una semana con trabajo a tiempo completo.

 

Cabe destacar que, las consecuencias que trajo aparejado la precipitación de granizo fueron Capots, baúles, techos y parabrisas abollados y rotos.

 

En este sentido, los costos para este tipo de daños es mucho más importante porque algunos casos se deben cambiar las piezas completas, ya que las abolladuras son muy grandes y no tienen arreglo.

 

También las aseguradoras tendrán días moviditos con diversas consultas y pedidos de inspección.

 

Ni que hablar de las vidrierías de Mar del Plata, a raíz que el tamaño de las piedras caídas rompió más de un vidrio en comercios, casas particulares y edificios. Por estos días los pedidos de presupuesto serán constantes.



Siguiente Noticia Proponen convocar el Consejo de Concertación Económico Social

Noticia Anterior "Cuando un Ministro o funcionario político no da resultados debe ser removido"

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario