Alumnos de una Escuela de Educación Especial de Mar del Plata comprobaron que se pueden realizar mandalas sin utilizar dibujos ni colores: guiados por sus docentes, lograron expresar sensaciones y sentimientos utilizando aromas, palabras y fundamentalmente el propio cuerpo, logrando comunicarse de manera creativa y original.

 

La profesora Silvia Arenas, una de las integrantes del equipo docente que llevó adelante el proyecto, cuenta que “la idea surgió porque tenemos uno de los chicos, un alumno ciego, que está integrado en la escuela primaria. En su grado comenzaron a hacer mandalas con la profesora de plástica y él nos preguntó cómo podía hacerlos, cuando los mandalas se dibujan con lápices de colores”.

 

Esto llevó a las docentes de la Escuela de Educación Especial Nº 504 “Licenciada María del Carmen Ramadori”, de Mar del Plata, dependiente de la Dirección General de Cultura y Educación: Silvia Arenas, Laura Luchetti y Anabella Arena a la idea de que también se podían realizar con diferentes elementos que tuvieran relieve, con elementos de la naturaleza, con aromas, con el cuerpo.

 

Los mándalas son diagramas o representaciones simbólicas del macro y del microcosmos, utilizados en el budismo y el hinduismo. El centro del universo y soporte de concentración, es representado como un círculo inscripto dentro de una forma cuadrangular. Y si bien esta simbología es propia de la filosofía oriental, la mayoría de las culturas poseen configuraciones mandálicas con intención espiritual.

 

Las docentes decidieron a trabajar con el cuerpo pensando en cómo son los mandalas, por qué se realizan, qué significado tienen. “Si se construyen desde el centro hacia afuera es que se quiere expresar las emociones, y si se construyen desde afuera hacia adentro, es que se está buscando el propio ser” explica la docente.

 

“Les enseñamos a respirar, a bajar el estrés, porque el uso del mandala está vinculado a técnicas de relajación, aprendiendo a estar serenos, en calma, con música suave – agrega -Empezamos con diferentes movimientos corporales, enseñándoles posturas de yoga para que se sientan más sueltos en todo sentido, porque aprendiendo a respirar y a mover el cuerpo se sienten más seguros en la vida, en el colegio, en todo su accionar”.

 

También probaron con diferentes tipos de aromas para ver que les inspiraban, que les traían a la memoria a los alumnos. Y con diversos elementos que les iban presentando en la mesa a los chicos, quienes elegían la forma de usarlos: sobre la base de lo que experimentaban relataban lo que sentían.

 

A la Escuela de Educación Especial Nº 504 asisten alumnos con ceguera total, otros con disminución visual, algunos con disminuciones leves y otros con disminuciones muy profundas.

 

La experiencia que llevan a cabo las docentes “Mandalas, el paraiso de los sueños”, se puede ver en youtube: http://www.youtube.com/watch?v=bli96hm5AvkDocentes: la



Siguiente Noticia Scioli planteó la necesidad de avances en las “políticas sociales de prevención”

Noticia Anterior Bandas Marplatenses cierran el ciclo de recitales en el Unzué

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario