El Gobierno nacional fijó de manera unilateral el piso salarial docente con un aumento del 22% en tres tramos: marzo-agosto, septiembre-noviembre y diciembre-febrero.

 

Los dirigentes sindicales adelantaron su rechazo a esta propuesta, pero igualmente la discutirán con sus bases en asambleas plenarias.

 

De esta manera, a menos de diez días del inicio del ciclo lectivo, resulta poco factible que las clases se inicien con normalidad en las escuelas públicas.

 

Los tres aumentos comenzarán en marzo y en febrero del año que viene sumarán el 22 por ciento, estableciendo el piso salarial para un docente de jornada simple sin antigüedad en 3.416 pesos.

 

El salario mínimo de los docentes quedó fijado de la siguiente manera: de marzo a agosto será de 3.248 pesos, de septiembre a noviembre de 3.332 y de diciembre a febrero de 2014 de 3.416 pesos.

 

Además, el gobierno nacional “seguirá sosteniendo el fondo de garantías para las provincias que no alcancen a pagar ese piso mínimo y los 255 pesos del fondo de incentivo docente”, destaca el ofrecimiento.

 

Esta fue la última oferta realizada por el gobierno a los cinco sindicatos docentes con representación nacional durante la reunión paritaria realizada hoy en el Ministerio de Trabajo de la Nación.

 

El ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, dijo a Télam que “es un gran dolor no haber podido llegar a un acuerdo porque uno construye estas paritarias siempre con expectativas positivas”.

 

Por su parte, los gremios que participaron de las negociaciones (Ctera, Amet, Uda, Sadop y Cea) rechazaron la propuesta y lamentaron que “otra vez se cierre la paritaria en forma unilateral”.

 

Al respecto, Sileoni precisó que “no ha sido un cierre unilateral, porque decir esto implica una postura no dialoguista y nosotros agotamos todas las instancias posibles con los gremios, pero debemos cerrar las negociaciones porque debemos pensar que en pocos días más empiezan las clases”.

 

“Quisimos darle un tiempo para que se llegue a un acuerdo en las provincias”, expresó Sileoni, quien aseguró: “no hay coincidencias en las cifras pero la paritaria nacional no es la que construye el salario de los 900 mil docentes en la Argentina“.

 

El ministro destacó, además, que “sólo fija el salario testigo del 8% de los docentes, una orientación, un piso por debajo del cual no puede estar ningún docente”.

 

El salario docente lo construye cada provincia en las negociaciones con los sindicatos de todo el país, porque tienen más recursos técnicos y porque conocen las realidades que se viven en su jurisdicción”, sostuvo el ministro.



Siguiente Noticia Detectaron bajo nivel de empleo en negro en balnearios de Mogotes

Noticia Anterior El Renar convocó a los chicos a canjear juguetes bélicos

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario