La ex Escuela de Suboficiales de Infantería de Marina (ESIM), que durante la última dictadura militar funcionó como centro clandestino de detención, fue señalizada con una placa recordatoria de esos hechos, en un acto que contó con la participación de diversas organizaciones de derechos humanos.

 

El acto se realizó en la avenida Martínez de Hoz al 3700, en la zona del Faro Punta Mogotes, con la presencia de representantes de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, del Ministerio de Defensa, de la secretaría de Derechos Humanos bonaerense y del municipio local.

 

También se hicieron presentes distintas agrupaciones políticas y sociales como Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, Hijos, La Cámpora, Kolina, Movimiento Evita, JP Buenos Aires, La Güemes, CTA y Nuevo Encuentro, entre otras.

 

Los militantes coincidieron en que el Faro debe convertirse en un espacio abierto al público, como lugar de reflexión y memoria para Mar del Plata.

 

Un sobreviviente de la ex ESIM, Pablo Mancini, detenido 107 días en forma ilegal en ese sitio durante la última dictadura militar, dijo: “Queremos dejar testimonio y un mensaje para toda la ciudadanía y todo aquel que pase por acá, porque tienen que saber lo que ocurrió en este lugar.

 

El secretario de Interior de Suteba y secretario de Relaciones Institucionales de CTA Buenos Aires, Raúl Calamante, recordó que a lo largo de estos años madres, abuelas e hijos han exigido y militado por la justicia y verdad, y hoy es un capítulo importante de este proceso, que abre las puertas a otras vinculaciones que existieron en la ciudad, como algún sector de la Iglesia y también con grupos económicos y funcionarios judiciales.

 

El predio donde funcionó un centro de detención ilegal fue declarado Sitio de Interés Histórico por el Concejo Deliberante de General Pueyrredón e incorporado al Patrimonio cultural de la provincia de Buenos Aires como bien de interés histórico-testimonial.

 

Según testimonios de esa época, en al menos dos edificaciones cercanas al Faro permanecieron secuestrados hombres y mujeres por su militancia política y social, donde fueron sometidos a torturas para luego ser derivados a otros centros clandestinos, liberados, asesinados o desaparecidos.

 

El lugar formó parte de un circuito criminal junto con la Base Naval y la Prefectura de Mar del Plata, que operó bajo la órbita de la Armada Argentina, en coordinación con el Ejército.

 

Télam



Siguiente Noticia La inflación de enero fue 1,1%, la más alta desde febrero 2010

Noticia Anterior Siete represores condenados a prisión perpetua en Mar del Plata

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario