Argentinos, peruanos, venezolanos, estadounidenses, finlandeses, entre tantos otros más, le dan un color único a la tradicional competencia que organizan conjuntamente el club Náutico de Mar del Plata y el Yacht Club Argentino.

 

La 48° edición vibra con más de 500 participantes, de todas las edades y categorías.

 

Un nene de temprana edad se prepara para salir a navegar en las aguas marplatenses. Limpia su barco (categoría Optimist), luego se viste adecuadamente para la ocasión y estudia los últimos detalles para luego entrar en competencia. Le sacan fotos, trata de no ponerse más nervioso de lo que está y se sienta a la espera del llamado de largada. Pasan varios minutos y no ve la hora de poder entrar al agua.

 

Esa postal se repite continuamente a lo largo y ancho del club Náutico de Mar del Plata. La 48° Semana Internacional de Yachting vibra al compás de cientos de historias similares, de distintas edades, todos con un fin en común: participar y, por qué no, luchar entre los primeros puestos.

 

De un lado los argentinos, acompañados por algunos familiares y entrenadores. Del otro los estadounidenses, que en buen número se aprestan a competir. En el medio, peruanos, venezolanos, finlandeses, entre tantas otras nacionalidades que presentan delegaciones en la institución marplatense que, junto al Yacht Club Argentino, organizan la principal competencia de esta especialidad en el país.

 

Diana Tudela (Optimist) es una de las tantas participantes que se llegó hasta la ciudad. La misma que en vísperas de meterse a navegar soltó algunas apreciaciones personales. Sentimientos y expectativas de la competencia. “Mi idea es poder llegar al final y mejorar desde lo deportivo”, soltó la joven peruana de 12 años, al lado de su entrenador, en su primera salida del país hermano. “Me gustó la cancha, también la ciudad. La diferencia es que en Perú no hay tanto viento como acá, entonces allá es más fácil”, acotó sonriente.

 

David González (Laser 4.7) es otro de los jóvenes competidores que se tiene mucha fe para llevarse alguna alegría deportiva a su Venezuela natal. “Llegue con las expectativas de alcanzar un buen puesto porque hemos estado entrenado bastante para este campeonato”, esbozó con sus 15 años.

 

La presencia de Ida Wasstrom (Laser Radial), finlandesa de 18 años, ameritó el trabajo de Luis Canuto, su entrenador, para oficializar de traductor entre las partes. “Llegué con la intención de hacer lo mejor posible y además ganar experiencia. En mi caso, suelo salir de mi país, pero siempre por Europa, donde tuve la oportunidad de competir en un Mundial Juvenil. Esta es la primera vez que vengo a Sudamérica”, manifestó nerviosa, ansiosa de comenzar la regata del lunes.



Siguiente Noticia Mar del Plata será sede del Sudamericano de Artes Marciales

Noticia Anterior Arba envió a juicio a 809 morosos con importantes deudas de patente

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario