A pesar de la intensa lluvia que se desató al mediodía y con algunas nubes amenazantes en el cielo, se realizó el domingo por la tarde el acto religioso cultural con motivo del 45° aniversario de inauguración de la muestra histórica de la Reducción del Pilar y el 139° aniversario de Mar del Plata.

 

El acto se desarrolló allí mismo, a orillas de la Laguna de los Padres, en el actualmente denominado “Museo Regional de Nuestra Señora del Pilar”, con más de un centenar de personas que se acercaron a participar de la misa que presidió el Obispo diocesano, Monseñor Antonio Marino.

 

Luego se presentó la agrupación folclórica “El Estribo” y hubo alocuciones del Padre Daniel Ferrari, quien estuvo hasta hace unos meses a cargo de la Reducción y luego de Mario Caponnetto.

 

Durante su homilía el Obispo, expresó “mi presencia en este lugar, está vinculada con un aniversario significativo. Hace cuarenta y cinco años, el 10 de febrero de 1968, el primer obispo de la diócesis de Mar del Plata, celebró al pie de la cruz de la Reducción del Pilar, la primera misa en este lugar, con ocasión de la inauguración de la muestra histórica”.

 

“Este rincón de la geografía marplatense se vincula con la tarea evangelizadora de los Padres de la Compañía de Jesús, que a mediados del siglo XVIII se establecieron al sur del Río Salado. Con clarividencia el gobernador Miguel Salcedo advirtió que las hostilidades entre los españoles y las distintas tribus de indios -tantas veces enfrentadas entre sí- no iban a solucionarse por la vía de la violencia. La solución la encontró en el envío de misioneros jesuitas, que ya habían mostrado su eficacia en otros lugares por el trato con los indios”, detalló Monseñor Marino.

 

“La epopeya verdaderamente heroica y gloriosa de estos hombres, sus logros en la inculturación de la fe y sus frutos de verdadera promoción de los indios, son el fundamento para entender el nombre con que habría de perdurar esta laguna llamada con toda razón de los Padres”, remarcó Marino.

 

“Hoy como ayer, los cristianos debemos brillar en el mundo por nuestra creatividad para predicar y transmitir los mismos valores del Evangelio, en las cambiantes condiciones de los tiempos” concluyó Monseñor Marino.



Siguiente Noticia Intervención de la CGT garantizó fuente de trabajo de una docena de personas

Noticia Anterior Clausuran inmueble por explotación sexual

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario