Los balnearios ubicados al sur del faro de Mar del Plata retiraron los postes y sogas con los que separaban las playas públicas de las privadas tras una advertencia de la Municipalidad de General Pueyrredón que pidió que la división de balnearios se haga de un modo “no ofensivo a la vista, ni discriminatorio“.

 

Las barreras fueron removidas en las últimas horas luego de que una pleamar tapó gran parte de la arena costera y la instalación de las sogas y postes, que tenían más de un metro de alto, impidió al público acceder a las playas.

 

El director de Inspección general municipal, Eduardo Bruzetta, explicó que ante ello se pidió a los concesionarios de playas privadas del sur del Faro “a retirar en forma voluntaria o por parte de funcionarios públicos elementos que separaban la parte publica con lo privado”.

 

El funcionario explicó que a los empresarios se los “conminó a reemplazarlos con elementos que no sean ofensivos a la vista, ni discriminatorios”.

 

“Es suficiente una pequeña soga de 30 centímetros de altura como tienen el resto de los balnearios”, añadió.

 

En Mar del Plata, los principales balnearios de la ciudad tienen algún sector separado de la playa pública con servicios de instalación de sombrillas o carpas con vestuarios y piletas pero queda una espacio importante para el uso del espacio natural.

 

Sin embargo, en la zona al sur del faro donde desde hace varios años se instalaron los paradores de moda con distintos servicios al ser más empinada la caída de la playa los espacios públicos fueron reducidos por la instalación de sogas para preservar exclusiva para los concesionarios donde ofrecen el “servicio de sombra” con sombrillas de lona.

 

La inspección municipal ordenó levantar esos postes a los balnearios La Caseta, El Taino y Mirador 9 que habían avanzado sobre la plaza pública a contramano de la ordenanza 21.090 que garantiza desde noviembre los accesos a las playas privadas del sur de Mar del Plata.

 

Bruzetta explicó que la delimitación de arena autorizada para los balnearios es una medida aplicada desde hace muchos años por la provincia de Buenos Aires que tiene jurisdicción sobre el sector de arena costera y que ésta “se toma un cálculo hacia el continente para marcar el límite de la arena privada, pero la sudestada y la pleamar hacen que algunos días que no quede playa publica”.

 

Los postes removidos, dijo, “daban una sensación grosera entre la arena publica y el sector privado. Por eso se invitó a los concesionarios a que se utilizaran elementos no nocivos, ni discriminatorios”.

 

Además, recordó que “se les pidió a algunos de los balnearios que pongan carteles donde se pueda leer el límite de la arena privada y la parte publica”.



Siguiente Noticia La temporada no conforma a empresarios y comerciantes en Mar del Plata

Noticia Anterior Notable presencia de público en Convención de tattoo

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

1 Comment

Deja un comentario