El filósofo José Pablo Feinmann lo expresó en el inicio del ciclo de diálogos argentinos, que se lleva a cabo en el Instituto Unzué de Mar del Plata, y que en este caso tuvo por denominación “Civilización y Barbarie”.

 

El filósofo recordó que Francia “colonizó Argelia con la premisa de que a la barbarie se la combate con la barbarie” e hizo una comparación con el golpe de Estado de 1976 al referir que “(el ex presidente de facto Jorge Rafael) Videla pensó eso”.

 

Acompañado por Jorge Dorio como presentador, Feinmann explicó que en la última dictadura “hubo un plan siniestro, en donde uno de aquellos militares dijo cuando le preguntaron sobre lo que había que hacer con la militancia y respondió `capucha y zanja`”, y agregó que “cuando no pueden con las ideas apelan a la violencia”.

 

Feinmann recordó la condena a prisión perpetua de Jaime Smart, ex ministro de Justicia del gobernador bonaerense Ibérico Saint James, “como el primer civil en ser condenado” y refirió que “ese personaje estaba ligado a la policía de Ramón Camps, mientras que Saint James es tristemente recordado por su frase de extermino `primero los subversivos, segundo los cómplices, tercero los amigos, luego los familiares y por último los tímidos`”.

 

Por otra parte el filósofo refirió que “Smart dijo en diciembre de 1976 que los que armaron la subversión fueron los intelectuales, porque las ideas produjeron hechos, y de ese modo se amplió el espectro represivo al campo intelectual”, y rememoró que para el ahora condenado “el campo intelectual era `el principal culpable`”.

 

“Además Smart consideraba que todos los profesores enseñaban la subversión, o sea que hasta una maestra de primer grado estaba involucrada”, completó Feinmann, quien recordó que “en aquella época yo daba clases en la Facultad de Filosofía y estaba incluido entre ellos”.

 

Por otra parte Feinmann aseguró que “aquellos que salen de la retaguardia para posicionarse en la vanguardia imponen su propagandismo, su publicidad y su cuestión mediática” y por otra arte calificó a la sociedad actual como “culocrática”.

 

Según el filósofo “el socialismo ideal fracasó porque posicionó la dictadura del proletariado, con un partido hegemónico lejos de las masas, el dogma que reemplazó las ideas y la exaltación del líder encarnado en (Josef) Stalin”.



Siguiente Noticia Cuatro de Trovas canta en el Teatro Colón de Mar del Plata

Noticia Anterior Aldosivi cayó con Newell's 2 a 0

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario