El productor Carlos Rottemberg afirmó que arrancaron el año un 50% por debajo respecto de la temporada pasada y las proyecciones no son las mejores. La tendencia es en baja.

 

Tras reconocer que están sorprendidos por la baja recaudación, el empresario recordó que el récord histórico lo tiene la temporada 86/87, con 760.000 tickets cortados.

 

El peor verano fue 2002, con sólo 200.000. Ocho años después, repuntó: no hubo quien no celebrara las 600.000 entradas vendidas. En 2011, la venta cayó un 14% para subir al año siguiente un 5%. “Ojalá superemos las 500.000 entradas de la temporada pasada. Todavía no logramos entender el fenómeno”, cierra Rottemberg.

 

Hay algunos ejemplos concretos. “El hijo de puta del sombrero”, con Echarri y Dupláa como cabeza de compañía, tuvo días de 200 personas (en una sala para 1.000). Y en alguna función de Los Macocos sólo cortaron 14 entradas.

 

A simple vista, varios motivos podrían justificar este escenario. En principio, las entradas con una buena ubicación en las obras más convocantes arrancan en $ 180 , lo que implica un gasto alto para un grupo familiar. Pero muchos teatros no tienen tarjeta, por lo cual mucha gente se pega la vuelta cuando le piden efectivo.

 

Por otro lado, los turistas se quedan menos días y hay que elegir qué hacer por la noche. Y por último, la gran oferta de espectáculos gratuitos le saca público al teatro. Sin embargo, el día que Pimpinela junto a Miranda y Los Amados dieron un recital para 150.000 personas en el Paseo Hermitage, en la boletería del Provincial la gente hizo cola para ver a Fátima Florez, revelación artística de esta temporada.



Siguiente Noticia Alvarado igualó con Banfield en un amistoso

Noticia Anterior Proponen crear un programa de recolección de Residuos Electrónicos

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario