Pasar unas buenas vacaciones sin gastos excesivos es el ideal de muchos turistas y como Mar del Plata ofrece alternativas para todos los bolsillos, incluido el denominado “turismo gasolero”, ese segmento de visitantes tiene lugares para comer barato.

 

Tras una recorrida realizada por Télam, se determinó que la pizza, siempre la comida más accesible, se consigue, grande de muzzarella, a 25 pesos, consumida en el salón de locales céntricos -Independencia y San Martín, Belgrano, Entre Ríos y Belgrano o Entre Ríos y Bolívar- y en el sector de la “vieja terminal”, mientras que la docena de empanadas cuesta desde 42 pesos.

 

Con las minutas, en Alsina y Gascón se puede comer una hamburguesa con queso y tomate y gaseosa por 17 pesos; en Colón y Las Heras una suprema por 30, vino o cerveza de litro por 28 y novillito por 34 pesos.

 

En la zona de Entre Ríos, entre Bolívar y Moreno, hay varios locales donde se puede comer un bife de costilla por 33 pesos, ñoquis por 25, sorrentinos por 27 y milanesa por 28, milanesa con papas fritas por 32, carne con papas por 33 y parrillada para dos por 90 pesos.

 

En la zona de Colón y Entre Ríos hay hamburguesa completa por 30 pesos y pollo con papas por 35; y a una cuadra, en Colón y Buenos Aires -todo en la zona céntrica- tallarines con estofado por 24 pesos.

 

Los tenedores libres de Entre Ríos y Rivadavia, y San Luis y San Martín cuestan 59 y 60 pesos, respectivamente, por persona; y en Santiago del Estero y Moreno hay menúes de 30 pesos y en Almirante Brown y Las Heras -a unas diez cuadras del centro- un menú con empanada de entrada, plato principal y postre sale 45.

 

“Tenemos una propuesta para cada gusto, edad y bolsillo”Pablo Fernández, presidente del Ente Municipal de Turismo (EMTUR) Para merendar, un café con una medialuna cuesta 7 pesos en Moreno y Santiago del Estero y 8 en Belgrano y Entre Ríos, un submarino 10 y un café con leche con tres medialunas 10 pesos.

 

Antes del inicio de la temporada estival, Gustavo Pulti, intendente de General Pueyrredón, municipio al que pertenece la ciudad balnearia, había adelantado que en todos los sectores del turismo, incluida la gastronomía, “hay una prudencia en los precios y se puede recorrer esa diversidad, porque contamos con ofertas conocidas y cercanas a las familias”.

 

En tanto que presidente del Ente Municipal de Turismo (EMTUR) de la ciudad balnearia, Pablo Fernández, dijo que el sector privado “hizo mucho en materia de calidad de servicios, con precios razonables” y expresó que “tenemos una propuesta para cada gusto, edad y bolsillo”.

 

La mayoría de esos locales trabajan en forma completa durante el horario de la cena, teniendo en cuenta que las condiciones meteorológicas (este domingo hizo 29 grados) los turistas optan por comer en la playa, donde se puede conseguir un choclo a 10 pesos, un tostado a 20 o una docena de facturas a 30.

 

También para la playa, en Sarmiento y Gascón o en Santa Fe y Moreno, se puede conseguir una docena de triples de miga a 26 pesos, y en cualquier rotisería del centro un sándwich de milanesa puede salir 28 pesos; de pollo 32, y una tarta 25.



Siguiente Noticia Operadores de calle velan por los derechos de los niños en los centros turísticos

Noticia Anterior La Presidenta encabezará el miércoles el acto para recibir a la Fragata

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario