Ante una convocatoria formulada por el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Norberto Yahuar, las principales cámaras de la industria pesquera argentina nucleadas en el Consenso Pesquero Nacional (CPN), participarán el próximo martes 8 a las 17 horas en su despacho, de una reunión con el funcionario para analizar la profunda crisis económica y financiera que afecta a la actividad.

 

El encuentro se desarrollará en base a los planteos formulados días atrás por el CNP, originados en las fuertes pérdidas que viene experimentando el sector frente a lo cual resulta imperioso adoptar medidas que permitan recuperar la rentabilidad, fomentar las exportaciones y recomponer el capital de trabajo.

 

La variación del costo de los insumos y los servicios necesarios para la producción, sumados a los incrementos de mano de obra han crecido en valores muy superiores a los que creció el ingreso exportador y son de tal importancia que es imposible compensarlos a través de una reingeniería de las líneas de producción o la aplicación de un plan de gestión mucho más austero en las empresas.

 

En el período enero 2009-octubre de 2012, por ejemplo, el valor de la mano de obra en tierra registró una suba del 91,04%, de la mano de obra a bordo del 120,64%, de las reparaciones navales del 272,74%, del gasoil mayorista sin impuestos del 122,63% y de la estiba del 316%.

 

Mientras tanto el valor del filet congelado de merluza tuvo una variación de apenas el 7,43%, el tipo de cambio de Aduana registró una suba de sólo el 38,55% y el ingreso exportador creció apenas el 48,85%.

 

Este estado de cosas sólo se cambia con decisiones políticas que reduzcan el valor de los elementos fundamentales que componen el costo y además se mejore el ingreso de los exportadores/productores.

 

La industria pesquera argentina, radicada en las provincias de Buenos Aires, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego y Río Negro, ocupa en forma directa a 35 mil personas y provoca un fuerte impacto en muchas otras actividades económicas como la industria naval, el transporte y servicios administrativos y estatales, entre otros.

 

La pesca argentina exporta a 120 países por un valor de entre 1400 y 1500 millones de dólares y por tratarse de una industria netamente exportadora (exporta el 95% de lo que produce) requiere de un tratamiento especial para poder equilibrar sus costos internos con sus ingresos.

 

El mantenimiento de esta situación sin la aplicación de medidas correctivas traería aparejado el agravamiento de la situación social de convulsión que hoy viven muchos puertos del país donde ya hay más de 15 empresas concursadas, entre ellas, el mayor exportador de productos pesqueros argentinos.

 

Entre las medidas que el CPN reclama discutir figuran la eliminación de los derechos de exportación y de las tasas provinciales para todas las posiciones arancelarias que hacen a productos pesqueros y sus elaboraciones, la reducción del precio del combustible para las embarcaciones pesqueras y financiación para su pago por un período igual al ciclo de captura, producción, venta y cobranza de la industria pesquera que es de 150 días, reducir las cargas sociales a cargo del empleador al valor más bajo dentro de las normas actuales y financiar éstas a un año con la tasa aplicada por la Anses para la toma de crédito para la vivienda y aplicar una reducción del 50% en las tasas, derechos y servicios a cargo de los municipios, provincias y la Nación para el sector pesquero.



Siguiente Noticia Luis Brandoni y Pepe Soriano, protagonistas de la muestra de Ana Frank

Noticia Anterior Zeballos empezó el año con un título

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario