Monseñor Marino, titular de la Diócesis de Mar del Plata, celebró la misa de Navidad en el salón de usos múltiples de la cárcel de mujeres de Batán.

 

Acompañado por el capellán de la unidad, presbítero Daniel Climenti, la pastoral penitenciaria y el coro de la Parroquia Nuestra Señora de Luján, asistieron al oficio religioso las internas, el personal, el subdirector Hector Franco, el jefe de Asistencia y Tratamiento, prefecto Dario Castagnino, y su grupo de colaboradoras.

 

Las palabras del obispo Marino fueron esperanzadoras y cálidas destacándose “…la misa es la forma más santa de comunicarnos con Dios y en cada misa se hace presente Jesucristo y se pone a nuestra disposición…”

 

“Cada misa que celebramos prolonga el misterio del nacimiento de Jesús, él vino para salvarnos y en Belén comenzó nuestra redención. La mejor manera de proclamar Navidad y desear Feliz Navidad es celebrarle la misa, que hace presente a Jesús en medio de nosotros”, agregó.

 

Luego de la celebración religiosa, todos compartieron el tradicional pan dulce realizado en la unidad penitenciaria.



Siguiente Noticia Milo Lockett y Felipe Giménez, en la muestra "Espressarte"

Noticia Anterior Comienza la quinta edición del programa "Verano para todos"

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario