La procuradora general de la Suprema Corte de Justicia bonaerense, María del Carmen Falbo, admitió que las autoridades conocen dónde se encuentran los prostíbulos. “Todos conocemos dónde están los prostíbulos; todos, absolutamente todos”, reconoció en declaraciones radiales.

 

No obstante, “miran para el costado o encuentran que, en realidad, no es trata sino que es ejercicio de la prostitución como trabajo y eso no es así porque, inclusive dentro de esto, está la facilitación de mayores y menores, la corrupción, la pornografía infantil y la reducción a servidumbre”.

 

Al referirse al trabajo del equipo a su cargo dedicado a la lucha contra la trata de personas, precisó que “entre el 2008 y lo que va del 2012, rescatamos 2.491 víctimas en la provincia de Buenos Aires, de las cuales, por explotaciones sexuales, eran 2.048; y laborales, 443”.

 

Falbo aclaró que de esos casos “tenemos solamente tres” sólo terminaron con condenas. Y denunció que no se erradica con la trata por la complicidad entre políticos, policías y jueces.

 

“Hablamos con los intendentes y demás (autoridades) porque cerramos los prostíbulos y decomisamos pero, a los 20 días, están abiertos de nuevo”, aseguró.

 

A su vez, la procuradora general de la Suprema Corte de Justicia bonaerense cuestionó la política migratoria de la administración nacional. Afirmó que “la mayor cantidad de (personas) llegadas aquí son chicas de origen paraguayo que pasan por los pasos nuestros porque no se revisa, porque cambian la foto de un documento y la chica pasa igual”.

 

Según Falbo, esta problemática “fue aumentando muchísimo” en los últimos años. “Hoy, las más buscadas son las menores de edad. Se las va trayendo desde distintas provincias con diferentes engaños, como ofrecimientos para ser niñeras”, expresó.



Siguiente Noticia Pulti disertó en el cierre del Programa Impulsar

Noticia Anterior Se reprogramó el festejo por el Día de la Manzanera

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario