El próximo viernes a las 20, la Iglesia Católica de Mar del Plata contará con dos nuevos sacerdotes, Raúl Agustín Escudé y Mario Enrique Fernández Rodriguez; serán ordenados de manos del Obispo de Mar del Plata, Monseñor Antonio Marino.

 

Todo el clero diocesano y religioso, amigos, familiares y los fieles marplatenses pero también venidos desde las distintas ciudades de la diócesis estarán presentes en este momento tan importante para la Iglesia local.

 

Los jóvenes diáconos –Raúl, 29 años y Mario, 28- pasaran a formar parte del clero diocesano y para llegar a este momento tan esperado, se han preparado durante ocho años en el Seminario San José de La Plata. Ambos destacaron que quieren ser “buenos sacerdotes y presencia de Jesús en todo momento”.

 

“Tengo todas las expectativas para esta etapa, ser un santo sacerdote, puente entre los hombres y Dios. Ser un buen padre en el ejercicio de la confesión, el acompañamiento espiritual, la acogida, la formación. Y en definitiva ser un instrumento dócil en las manos del Señor”, resaltó Raúl Escudé.

 

Por su parte Mario Fernández, enfatizó, “las expectativas son muchas, pero ante todo, poder ser otro Cristo en todo momento y transmitir la alegría del Evangelio a todos a los que están y también a los que están lejos, ‘ir en busca de la oveja perdida’ para que ‘todos podamos ser uno’ en Cristo. Esto en concreto en el encuentro personal con cada uno en la confesión y en la dirección espiritual”.

 

Raúl y Mario son marplatenses de nacimiento, y vienen de distintas comunidades; de la Parroquia Santa Rosa de Lima y el Movimiento Juvenil Diocesano, el primero y de la Iglesia Catedral y Acción Católica, el segundo.

 

“Siempre quisimos vivir las cosas con alegría”, coincidieron los futuros sacerdotes, en cuanto a su actitud de vida y también para el ministerio que comenzarán a ejercer.



Siguiente Noticia "Acción Marplatense no cumple con la ley de residuos especiales"

Noticia Anterior En la Provincia, creció un 21 % el delito de robo con armas

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario