Encabezado por su presidente, Hermes Binner, y el secretario general Alfredo Lazzeretti, el Partido Socialista (PS) cerró este sábado en la ciudad de Córdoba los debates de la tercera reunión anual de su Consejo Federal y Comité Nacional, en la que se celebraron los avances en la consolidación del Frente Amplio Progresista (FAP) como opción programática en el año que finaliza.

 

Binner sostuvo que la presentación de la propuesta “La Argentina que Queremos” con sus 20 líneas estratégicas para los próximos 20 años, “constituye una síntesis de la forma de entender la política que proponemos a la sociedad. Considerar las distintas miradas y opiniones, valorar la diversidad que enriquece las propuestas, reconocer que no somos dueños de la verdad, que el ‘otro’ tiene algo que aportarnos”, agregó.

 

El dirigente santafecino consideró que la “novedad política” hoy son las masivas manifestaciones convocadas por la ciudadanía y centrales sindicales. “El 13 de Septiembre y el 8 de Noviembre fueron expresiones contundentes del descontento social, de rechazo creciente a una forma autoritaria y centralista de ejercer el gobierno de la Nación”.

 

Y agregó: “El primer paro nacional convocado por centrales sindicales que adhieren a diversos sectores políticos muestran a las claras el impacto negativo de las políticas del gobierno a los sectores trabajadores”.

 

Por su parte Lazzeretti, sostuvo que “desde el Partido Socialista observamos con preocupación que el gobierno nacional no asume la desaceleración del crecimiento económico y el proceso inflacionario. Esto repercute negativamente sobre los sectores asalariados y aquellos que perciben ingresos fijos, y también afecta a las pequeñas y medianas empresas que pierden competitividad y frena la creación de nuevos empleos”.

 

“A su vez – continuó el secretario general –, la actitud de desconocer la división de poderes y el federalismo, trasladando el ajuste fiscal a los gobiernos provinciales y municipales y la negativa de toda vía de diálogo político con la oposición, agrava un escenario nacional que requiere del compromiso de todos y todas en pos de una Argentina inclusiva y solidaria que resuelva los grandes problemas estructurales pendientes”.

 

Frente a los explícitos intentos de proponer una reforma constitucional para garantizar la re-reelección presidencial, el presidente del FAP recordó que desde los primeros días de septiembre, el FAP ha puesto en marcha una campaña contra esta iniciativa.

 

“El cumplimiento efectivo a la Constitución vigente, y el fomento a la participación ciudadana – a través de la recolección de firmas – lograron enorme apoyo de todos los sectores, reflejado en un acuerdo amplio de rechazo. El consenso alcanzado por las bancadas legislativas, opositoras tanto en Senadores como en Diputados, y el contundente rechazo de la ciudadanía, son signos positivos de una democracia que demuestra vitalidad frente a la prepotencia oficial”, dijo.

 

“El Partido Socialista y el Frente Amplio Progresista asumen la responsabilidad de construir una verdadera alternativa de gobierno. Una propuesta basada en valores, que ponga de manifiesto que se puede gobernar con transparencia, convocando a la participación y al diálogo, para construir una sociedad con más igualdad”, remarcó Binner.



Siguiente Noticia Multimedios La Capital pretende desprenderse de dos de sus radios AM

Noticia Anterior Nueva jornada del Festival Iberoamericano de Teatro

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario