Así lo reconoció la doctora Silvia Aquilia, Jefa de Sala de Infectología del Hospital Interzonal de Agudos de Mar del Plata, en vísperas del Día Mundial de lucha contra el Sida.

 

En nuestro país existen 130.000 personas viviendo con VIH/ SIDA, de los cuales entre el 40 y 50% desconoce su diagnóstico.

 

La especialista sostuvo que es de suma importancia conocer el diagnóstico de VIH en etapas tempranas, para lo cual se debe atravesar barreras existentes a nivel médico y de los pacientes.

 

El Colegio de Médicos IX Distrito emitió un informe donde se detalla que, por medio de un grupo de resoluciones y declaraciones aprobadas por los Estados Miembros de las Naciones Unidas, el mundo ha establecido una serie de compromisos, acciones y objetivos para detener y hacer retroceder la propagación del VIH y ampliar de manera significativa el acceso universal a los servicios de prevención, tratamiento, atención y apoyo relacionados con el VIH.

 

En 2011, más de 8 millones de personas que vivían con el VIH recibían terapia antirretroviral en países de ingresos bajos y medios, por encima de los 6,6 millones de 2010, un número que, aunque es récord, representa a sólo el 54% de los 15 millones de infectados que los necesitarían”, señala el informe.

 

Y agrega que “las nuevas infecciones entre niños han descendido drásticamente por segundo año consecutivo. De los 1,5 millones de mujeres embarazadas que se calcula vivían con el VIH en países de ingresos bajos y medios en 2011, el 57% recibió medicamentos antirretrovirales efectivos para prevenir la transmisión del virus a sus hijos, frente al 48% de 2010”.

 

Para la doctora Silvia Aquilia, Jefa de Sala de Infectología del Hospital Interzonal de Agudos de Mar del Plata, “se necesitan más esfuerzos para reducir a la mitad la transmisión sexual del VIH y la transmisión entre usuarios de drogas inyectables”.

 

En tal sentido desde ONUSIDA se propone el paradigma de un futuro de “Cero nuevas infecciones por el VIH, Cero discriminación, Cero muertes relacionadas con el sida”.

 

La especialista subrayó que “queda mucho por hacer, pero el mundo está en el camino para conseguir los objetivos planteados”.

 

DATOS NACIONALES

 

En nuestro país existen 130.000 personas viviendo con VIH/ SIDA, de los cuales entre el 40 y 50% desconoce su diagnóstico; esta situación redunda en un significativo nivel de diagnósticos tardíos, en etapas de la enfermedad menos controlables y en el aumento de la transmisión de la infección al resto de la comunidad.

 

Con estos datos la doctora Aquilia sostiene que “con las evidencias actuales que nos indican que el tratamiento es el arma principal para prevenir la morbilidad, la mortalidad y la transmisión del VIH, es perentorio detectar el 50% de los individuos que están infectados y no conocen su diagnóstico. Es de suma importancia conocer el diagnóstico de VIH en etapas tempranas, ya que nos permite proveer el tratamiento a quien lo necesita con el obvio beneficio del control de la progresión de la enfermedad, así como disminuir la transmisión de la infección a la comunidad”.

 

“Si bien la eficacia del tratamiento como prevención de la transmisión ha sido demostrada en diversos estudios a nivel internacional , no implica que la prevención de barrera con el uso de preservativos deba ser descuidada”, destaca la especialista.

 

Y agrega que “el lugar de la prevención con antivirales previos a la exposición aún está por definirse claramente en que grupo sería aplicable en nuestro medio”.

 

“El desafío – señala la médica especialista en Infectología – al que estamos enfrentados en el siglo XXI es implementar las estrategias que nos permitan universalizar el testeo de VIH, para tratar a todos los que lo necesiten y permitir que el tratamiento cumpla la función de prevención controlando la epidemia. Para llevar adelante este objetivo debemos atravesar barreras existentes a nivel médico y a nivel de los pacientes”.

 

“A nivel médico es necesario incorporar y transmitir los nuevos conceptos concernientes a la marcha de la epidemia y las cambiantes estrategias a seguir, tanto en la educación de pregrado como en las distintas especialidades con las que los pacientes tienen contacto habitual en el devenir de su atención médica ,fundamentalmente Medicina General, Clínica Médica, Neumonología, Neurología, Cardiología, etc”, enumeró la profesional.

 

También destacó que “sería deseable que en los primeros contactos con el sistema de salud el profesional médico, previo consentimiento del paciente, le solicitara junto con los análisis de rutina, un test de VIH como parte del cuidado médico habitual”.

 

Para la doctora Silvia Aquilia “las barreras a nivel del paciente tienen que ver con el temor a la discriminación; debemos combatir el estigma y la discriminación ya que obstaculizan todos nuestros esfuerzos, impiden que brindemos los servicios esenciales y siguen siendo los principales enemigos de la prevención y de la calidad de vida de las personas viviendo con VIH. En la medida que seamos capaces de detectar a todas las personas viviendo con VIH que aún no conocen su diagnóstico y tratar a todas las que lo necesitan, vamos a disminuir la transmisión a la comunidad y marchar hacia una generación libre de sida”, finalizó.



Siguiente Noticia Cierre oficial de los Juegos BA en Peñarol

Noticia Anterior El INTI capacita a cooperativas para confeccionar guardapolvos escolares

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario