Personal del Distrito Descentralizado Vieja Usina a cargo de Fernando Carobino, junto a integrantes de la Dirección de Prevención Ecológica de Sustancias Peligrosas y el Departamento de pesca, realizaron operativos de control en la zona de San Salvador al 4700 de la zona Puerto.

 

Allí, procedieron a la clausura un frigorífico por no contar con habilitación municipal ni con normas mínimas de seguridad e higiene. En el mismo sentido, se procedió a la clausura de una planta pesquera ubicada en calle Irala al 4800.

 

En este marco, el titular del Distrito Descentralizado Vieja usina, Fernando Carobino, señaló que “estamos realizando operativos de control en esta planta pesquera, la cual no cuenta con habilitación vigente. Estos operativos son llevados a cabo conjuntamente con la Dirección de Prevención Ecológica de Sustancias Peligrosas y con el Jefe de Departamento de pesca. En este caso, la planta no cuenta con la habilitación ya que no tiene el Certificado de Aptitud Ambiental”, afirmó Carobino.

 

En el mismo sentido, el Jefe de Departamento Pesca, Norberto Gianatiempo, expresó que “en cuanto a lo que a nosotros concierne, estas plantas vienen arrastrando la carencia de documentación habilitante. Al tener el Impacto ambiental vencido y no concluir con la habilitación, están totalmente irregulares”.

 

“En este caso, corresponde la clausura de los establecimientos por no contar con la habilitación municipal y se les va a dar un plazo de 10 días para que se presente en el Tribunal de Faltas y que regularice la situación de la documentación que le falta”, agregó.

 

Por su parte, el Jefe de la delegación prevención ecológica y sustancias peligrosas Mar del Plata, Juan Manuel Lara, indicó que “en este operativo, hemos observado los vertidos que se están produciendo por la planta, el circuito de amoníaco en virtud de la prevención en las emergencias, y algunas medidas de seguridad, emisiones gaseosas y todo elemento que pueda atentar contra la salud de las personas o así mismo con las mercaderías que se trabaja en el lugar”.

 

“En líneas generales, las consecuencias de un escape de amoníaco son amplias debido a que es una sustancia peligrosa que afectaría a todo el vecindario, pudiendo ocasionar graves inconvenientes a la salud”, afirmó Lara.



Siguiente Noticia Reconocimiento doble a los campeones nacionales

Noticia Anterior Monseñor Casaretto participó del Encuentro de Nuevos Dirigentes

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario